02 enero 2020

Astrología y la Luna Llena de enero 2020, el primer eclipse de Luna




¿Cuándo será?

10 enero 2020 – 20h22 p.m.


¿Qué ocurre durante la Luna Llena?

Una alineación Sol-Tierra-Luna.

En esta ocasión el Sol y la Luna estarán en el grado 20, el primero en Capricornio, la segunda en Cáncer.


Además, este mes podremos observar un eclipse, que sabemos, porque hay pruebas científicas, que repercute sobre el campo electromagnético de la Tierra.


Robert Carl Jansky comentaba que durante el eclipse lunar la tensión superficial de todos los fluidos se ve incrementada. Normalmente no se aconseja una operación durante la Luna Llena, hay más posibilidades de hemorragias.

También nos dice este astrólogo, al menos a él le funciona empíricamente así que podemos observarlo nosotros a lo largo de los años, que el efecto de un eclipse actuará en el tiempo comprendido entre uno y otro, no antes, entre un eclipse solar y otro, entre un eclipse luna y el siguiente. Es decir, en esta ocasión tenemos el próximo eclipse lunar el 5 de junio. Adjunto que esto a veces se siente en la vida exterior y a veces en la vida interior, y que no siempre tiene la misma intensidad, de hecho hay eclipses que pueden pasar bastante desapercibidos aún habiendo aspectado por conjunción y oposición planetas natales. Quiero decir, que tampoco hemos de adoptar una actitud de miedo, de nerviosismo, de gran expectación, no tenemos la certeza de que vaya a ocurrir algo espectacular. Como siempre, habrá que observar tránsitos, progresiones, etc.



¿Qué tipo de eclipse tenemos por delante?

Tendremos un eclipse penumbral de Luna. Ocurre porque el Sol y la Luna están en contraparalelo de declinación, a la vez que en oposición. El Sol en esta ocasión está en declinación Sur.









Análisis del evento



Planetas activando los Elementos:

En Fuego sólo Marte, en Sagitario, aún en quincuncio con Urano.
En Aire sólo Venus, en Acuario.

En Tierra: 5 planetas, entre ellos el Sol.



Figura de aspectos:

La figura que se forma será una media cometa o Escuadra, un triángulo ambivalente, dos aspectos azules y uno rojo.


Síntesis breve de la observación:


Habremos de equilibrar los aspectos de nuestra vida relativos a vocación, responsabilidades, organización y planificación respecto a los asuntos que requieren de nosotros dedicar recursos, tiempo ya sea en el hogar,  con la familia, la comunidad cercana.

Hemos de estar atentos a nuestras emociones y sentimientos, conectados con nuestro mundo interior, lo que necesitamos, y ser muy conscientes para aceptar nuestras carencias para ciertos proyectos seguramente demasiado ambiciosos o que requieran un desgaste de energía y recursos a la larga. Admitir entonces nuestros límites, hasta dónde podamos llegar, respetarnos y no exigir tampoco de algunas personas de la familia o del entorno que hagan más de lo que pueden en este momento. Flexibilidad, tolerancia es la nota principal. Estas cualidades no conllevan quedarnos bloqueados ni mucho menos, si hay que actuar legalmente porque hay situaciones que lo solicitar ahora mismo, adelante, pero sin perder la diplomacia, se trata de conseguir mejoras para muchas personas, evitar desastres, así que ánimo.

Tiempo muy propicio para desarrollar habilidades artísticas, para estudiar técnicas y métodos, ampliar conocimientos relativos a todo lo que pueda favorecer en nosotros y en nuestra labor con los demás el proporcionar bienestar, curación. Ser muy conscientes de lo que hacemos por amor, sin interés personal. Atención pues a sentimientos que puedan surgir y que interfieran, como la culpa, el miedo, esto supondrá trabajar con la procedencia de estas influencias, un momento para sanar, y con ello quiero decir que podemos utilizar la terapia más adecuada para el caso, dentro del gran abanico para elegir (psicoterapia, constelaciones familiares, terapia regresiva, etc.).

Es tiempo de abrirse a la magia, entendiendo por ello a toda sincronía, a toda relación que ahora fluya con facilidad, si nos favorece profundamente, caminemos y aprovechemos la ocasión que se presenta. Y algo esencial, cómo favorecer nosotros a otras personas, cómo creamos oportunidades favorables para otras personas. Esto puede ser de múltiples maneras, desde la inversión económica, compartir; desde dedicar tiempo y conocimientos, desde hablar adecuadamente en un  momento, desde acompañar físicamente a alguien porque es importante para esa persona tenernos cerca, y todo ello no para contribuir a una dependencia, sino por amistad y cariño, como regalo. Es tiempo de permitir al corazón utilizar su creativo, con la intención adecuada y sabiduría, nos vendrán ideas nuevas y sabremos actuar enérgicamente y a tiempo, la intuición se activa, podemos actuar con valor, pero sin vehemencia, sin avasallar, desde la ética y la justicia en favor de un grupo mayor de personas que van a beneficiarse si aunamos nuestros esfuerzos.


  


No hay comentarios:

Publicar un comentario