03 noviembre 2019

La transmutación del sufrimiento interior


La creatividad innata a nuestra naturaleza humana para transmutar el sufrimiento interior


Abundancia/Carencia
Gratitud/Frustración/
Creador/Víctima


Si nos fijamos en los contactos que hacen los planetas en este momento, podemos meditar en estas actitudes que menciono arriba y elegir la que nos dé, aporte, inspire, conduzca a vivir con más paz y alegría, la que nos haga situarnos, sentir, vivir en la vibración del amor. Primero daremos un paso “mental”, adoptamos actitudes distintas, elegimos, luego afianzamos con determinación este propósito llevándolo al corazón, ahí le permitimos que eche raíces profundas y fuertes y las vamos alimentando. Realizamos este acto de una manera real, ponemos suavemente nuestras manos en la cabeza para ello y luego las llevamos al corazón, y, si fuera necesario, en nuestro vientre con el fin de calmar y relajar.


El Sol y Saturno (Escorpio-Capricornio) forman un sextil. Tenemos entonces interiormente el conocimiento de todo lo que en este momento en nuestra vida supone, y va a suponer a corto plazo, un esfuerzo, un desgaste, una inversión de energía física, emocional, psicológica, económica. Esto es frustrante. No nos gusta normalmente dedicar tiempo y energía a aquello que no teníamos previsto, lo inesperado ha irrumpido -como nos anunciaba la Luna Nueva reciente- y surgen las resistencias, que hacen que si estamos sintiendo dolor pasemos al extremo, al sufrimiento, y aquí podemos quedar bloqueados, anulados.
El sentido práctico nos lleva a organizarnos respecto a todo lo que tenemos que realizar en breve o en este momento. Estamos en la realidad de las formas, en la densidad de la  materia, si vamos a una postura de tensión extrema podría hacernos sentir frustraciones y sintonizar y actuar desde el rol de organizador realista y efectivo al de víctima que se queja y ve lo negativo y le asusta lo desconocido, lo que puede ocurrir, los miedos ante lo que podría ser, es decir, que no vive en el presente sino en el pasado y el futuro.

Pero decidimos mirar a ambos personajes internos con mirada dulce, sin rechazo, integramos ambos aspectos polares de nuestra personalidad. Estamos en el mundo de la experiencia, así que todo está bien, podemos tener paciencia, tolerancia, no hacemos un juicio, no rechazamos, podemos mirar con serenidad la luz y la oscuridad, el gris y el color. Buscamos una postura interna más cómoda y amable respecto a nuestro mundo interior. Queremos quitar tensión, y vamos a ello.




Por otra parte, observamos a Venus que ya transita por Sagitario, y a Júpiter también, el regente de este signo. La Luna y Venus están en sextil. Al igual que Mercurio retrógrado y la Luna. Al igual que Marte y Júpiter. Venus, Júpiter, Sagitario, son energías que nos conectan más fácilmente con la abundancia, la fe, el entusiasmo, sobre todo la Luna nos facilita las fantasías y ensoñaciones creativas respecto a poder atraer y disfrutar esta abundancia, ello nos está facilitando hoy ver lo positivo y anclarnos en la gratitud. La gratitud me sitúa en una vibración más elevada, sutil, alegre, luminosa, me hace sentir capaz de mucho. Se siente interiormente fe, esperanza, entusiasmo, ilusión, se conecta con la abundancia, la creatividad, las posibilidades están ahí y las vamos a ir descubriendo y disfrutando, aprovechando, y nos sentimos merecedores y dignos, capaces, fuertes, y desde este estado positivo podemos compartir con gozo, sabemos que siempre habrá y llegará todo lo que se necesita para seguir evolucionando.

Según retrograda Mercurio por Escorpio y se formen los sextiles con Plutón y con Saturno, seamos conscientes de esta dinámica, enfocados también en Venus y Júpiter en Sagitario.

Abundancia, gratitud, creatividad, optemos por esta dinámica positiva, pequeños detalles, pequeños pensamientos que se orientan hacia el arco iris que siempre sale como símbolo de la promesa de la plenitud en la energía del amor. Así es el Universo, aquí estamos en la Tierra disfrutando de bellezas que nos acompañan, las flores, las aves, gatos, perros, peces, etc. Tenemos muchos amigos que hacen más fácil esos senderos más pedregosos que en ocasiones tenemos que atravesar. Seamos conscientes estos días de otoño (hemisferio Norte) de los colores que ponen los árboles en la Tierra con sus hojas de colores: naranja, amarillo, dorado, rojo, y llevémoslos a nuestro cuerpo para recibir esta fuerza vibracional, a nuestro corazón y mente para sentir toda esta energía que nos nutre energéticamente.