10 septiembre 2019

Astrología: Luna Llena sábado 14 de septiembre 2019






Los principios solar y lunar quedan albergados en la figura geométrica del rombo. El Sol representa la conciencia y la Luna el plano del subconsciente, tenemos así la unión del espíritu y de la intuición.

En Sanación Espiritual por Arquetipos utilizamos la figura del rombo como arquetipo de la “individualidad”, así podemos rearmonizar en cada persona estos principios, que unido a la revisión y armonización de otros arquetipos y aspectos de nuestra persona favorece que podamos sentirnos y trabajar con lucidez el anclaje, el poder de sentirnos con toda nuestras fuerzas aunadas para proseguir nuestro desarrollo y evolución.







En este plenilunio nos centramos en la energía de Piscis (grado 21), que es donde estará situada la Luna, aún cerca de Neptuno, impregnada de sus cualidades. Se activa el Eje Virgo-Piscis, el Sol está en Virgo aún próximo de Marte, y todavía en orbe las luminarias con Júpiter. El Sol y la Luna aún participan por aspecto de trígono y sextil, respectivamente,  de la conjunción Saturno, Nodo Sur y Plutón en Capricornio. Y la Luna quiere alcanzar la conjunción Venus-Mercurio. Al final todos los planetas quedan implicados de alguna manera. Pero vamos a intentar extraer lo esencial para poder guiarnos durante estos días de influjo del plenilunio. Por supuesto, cada uno hemos de atender dónde ocurre, en qué Casa, en nuestro horóscopo, y si hay algún planeta cerca.


Hemos de poder actuar, desde la toma de conciencia, utilizando la meditación, así está a nuestra disposición la fuerza para actuar, para tomar iniciativas, para realizar proyectos, dejándonos inspirar por el amor en su expresión de servicio. Por tanto, permanecer en contacto con nuestro centro, con nuestro corazón, conectados de manera sensible al mundo sutil, a las señales e información que nos llega en la vida cotidiana, no perdernos en la acción y en lo práctico, sino estar muy atentos a todo profundamente, y con todos. No es tiempo de proclamar lo que se hace a los cuatro vientos, habrá que silenciar muchos actos de amor, no se trata de buscar el reconocimiento externo, sino la satisfacción de saber que vibramos guiados por pensamientos de altruismo, de amor desinteresado, con discernimiento y sabiduría. Pero en ocasiones es conveniente hacer sentir al otro que estamos ahí, que nos acordamos, que estamos siendo activos para lo que requieran de nosotros y podamos.

También es buen momento para transformar emociones, ya que nos damos cuenta de qué nos producen las palabras y lo que ocurre fuera, y cómo encauzar la ira, la cólera, la frustración, la rabia y el miedo. La música que nos pueda armonizar, el libro, ya sea una novela o enseñanzas, que nos puedan guiar apropiadamente, la película que tenga un mensaje revelador para conocernos mejor y para potenciar a nuestro ser esencial a vivir de manera jubilosa y calmada, sean bienvenidas. Se trata de discriminación, discernimiento, permaneciendo abiertos con valor, no hay lucha, no hay ataque, en el fuego del corazón se puede producir la alquimia de pensamientos y sentimientos de baja vibración si estamos bien conectados a las fuerzas telúricas y a la energía divina.




He elegido para visualizar el cristal de la fluorita porque predominan el cubo y el octaedro, elemento Tierra y elemento Aire, de manera que podamos sentir plenamente, pero sin estar desbordados, que produce siempre después un vacío energético.

Nos vamos a concentrar en la intención consciente de transformar nuestras relaciones de manera que sean más armónicas, de mayor entendimiento y comprensión, con diálogo sincero, transparencia, confianza, apoyándonos mutuamente, las mejoras están garantizadas. Estemos atentos a la fuerza contraria y opuesta que pueda surgir en estos días para que no sintamos angustia, confusión, no queremos entrar en el caos y el desasosiego. Y tenemos todo lo necesario para avanzar prósperamente con decisiones adecuadas, disfrutar sin aferrarnos desesperadamente, sin necesidad de apoyarnos dolorosamente en lo externo y en otras personas. Evitamos así insatisfacción. Caminamos hacia la paz interior.



En la religión judía celebran en octubre una fiesta preciosa, Yom Kipur, el día del Gran Perdón. Tal vez no seamos judíos, tal vez tampoco son afines a nosotros los ritos religiosos, pero siempre desde el respeto y ensanchando nuestra mente, acogiendo, veamos cómo incorporar de manera sencilla el sentido de esta celebración, porque es practicando el auto perdón y el perdón por todo aquello que, desde el sentimiento de víctima y la actitud en ocasiones, que podremos liberarnos y caminar más ligeros, y poder desplegar todo nuestro potencial y realizar nuestra misión de vida. Los cambios llegan derribando barreras limitadoras.

Seamos generosos, seamos amables con nosotros mismos y desde este bienestar, podremos desplegar nuestra fuerza hacia el entorno para construir una realidad más amable y alegre para todos, empezando por nuestro entorno, familia, amistades, lugar de trabajo, etc. Se va a notar mucho los beneficios en estos días de esta actitud y esta opción de vivir, serán experiencias que cimentarán otros estados de conciencia y otras vivencias mucho más gratas, es el camino para liberarnos de fuerzas inconscientes atávicas, transgeneracionales, es el método para sanar el pasado. Las posibilidades están ante nosotros y podemos aprovecharlas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario