22 junio 2019

Solsticio de verano - Neptuno retrógrado - 21 de junio 2019





Astrología para ver el Cielo desde el corazón



¡Ah! ¡El corazón! De repente muchas personas se negarían a mirar la realidad construida por el ser humano en la Tierra, en su mayor parte, con el Corazón, ¡porque duele!. Claro que sí. Pero sí podemos estar más abiertos a mirar al Cielo con el Corazón, y para ello hemos de sintonizar previamente con nuestro corazón. De corazón tienen mucho que decirnos los estudios desarrollados en el Instituto HeartMath.

El objetivo que tenemos entonces es buscar inspiración para comprendernos, para comprender a otras personas compañeras del camino, para comprender mejor nuestros encuentros, para saber mejor qué hacer ante circunstancias y situaciones, para dilucidar qué decisiones son las más adecuadas ahora.


En el horóscopo del Solsticio de Verano tenemos, por supuesto la entrada del Sol en el signo de Cáncer, y al regente, la Luna, en el signo de Acuario, además el Sol forma un sextil con Urano, regente de Acuario.






Acuario es uno de los cuatro signo de la Cruz Fija, que permite consolidar y fructificar. Tenemos cuatro signos en la Cruz fija: gracias a la energía de Tauro es posible materializar los proyectos; gracias a la fuerza de Leo que refuerza la auto confianza podemos crear; gracias a la energía de Escorpio es posible amar involucrándose totalmente y gracias a la fuerza de Acuario son posibles las ideas progresistas. Y así vuelve a empezar el ciclo: Tauro podrá materializar estas ideas gracias a la fuerza creadora de Leo y con la pasión de Escorpio, y de nuevo al ser cumplida la obra vuelta al  principio: la renovación.

Acuario es representado por la figura de un hombre con alas, un Ángel si queremos ver en la figura, ya que este signo es el más humano del zodiaco.

El agua que vierte el aguador, símbolo de Acuario, está relacionada con el plano mental superior, el conocimiento, las ideas creativas llenas de originalidad y novedad. En mitología se le relaciona con uno de los trabajos de Hércules: limpiar los establos de Augías en un sólo día, para lo cual tuvo una idea original, inesperada y rápida, y como ocurre con las vanguardias, no reconocida en el momento.


Este Solsticio va a favorecer procesos de curación, pero para ello hemos de utilizar este poder representado en Acuario, en Urano, desde un camino hacia el interior, que nos pide Cáncer, como signo de Agua y en relación con la Casa IV. Hemos de entrar en nuestro mundo interior para saber quiénes somos. Acuario y Urano son el poder creativo de la mente, el poder de las ideas que renuevan y liberan, con lo cual habremos seguramente de hacer una desprogramación respecto a algunos de nuestros conceptos básicos, un especie de vacío interior que nos permita conectarnos con lo nuevo con "el agua de vida".


"Yo soy Agua Viva vertida para los que tienen sed."


Este Solsticio de verano nos invita a liberarnos de esquemas internos mentales y pasar a la acción seleccionando mejor nuestras relaciones y el propósito de nuestros encuentros y compartir, favorece expandirnos y disfrutar con enseñanzas, viajes y personas de otras civilizaciones y culturas, yendo presencialmente o viajando con la imaginación.

Los desafíos del Solsticio tendrán que ver con la moderación, son semanas para evitar excesos, la confusión y el autoengaño, para estar muy conscientes del poder de tu palabra y si hiere, del poder de la palabra de otras personas y sus intenciones, para ser conscientes de obsesiones y preocupaciones, ser consciente de ciertas formas de actuar rígidas, de pensamientos limitadores. Son semanas para estar atentos a posibles discusiones en cuya base estará el querer imponer el propio criterio o las propias preferencias; pero también pueden partir tan sólo de un estado de nerviosismo, de inquietud, ante lo cual convendrá analizar, sentir, de dónde procede, qué lo origina, para hacer la corrección pertinente, teniendo en cuenta que a veces puede ser algo sencillo como cansancio, algún dolor, necesidad de comer algo, de sentarse, de dormir algo más. En todo caso, prestemos atención porque pueden surgir en el seno de la familia o en situaciones en las que un exceso de ambición, de trabajo por alcanzar poder o grandes metas lucrativas nos conduzcan a reacciones inapropiadas para el bienestar personal y común.




En este día del Solsticio, pero unas horas antes, el planeta Neptuno se puso retrógrado, el planeta que nos conecta al pensamiento de unidad, la energía planetaria que más favorece el salir de la dualidad para alcanzar la comunión, para reconocer la interconectividad. Neptuno es la energía propicia para nuestra sanación, la enfermedad –el caos- tiene mucha relación con el pensamiento dualista extremo, ya que causa estrés, miedo. Conectar con el corazón ahora es volver al presente, lo único que existe realmente, me permite unificar mi ser humano con mi esencia divina, volver a la unidad, a la fuente, a la salud, al equilibrio, a la sabiduría, al amor.

Estas semanas del Solsticio habremos de estar atentos a las expectativas que tenemos en nuestras relaciones basadas en ilusiones y fantasías, habremos de estar atentos a sentimientos de víctima, poner atención para no manipular ni ser manipulados emocionalmente, poner atención respecto a enseñanzas fanáticas.

Escucha tus intuiciones, pero no niegues los conocimientos racionales, ve más allá de ellos, déjate inspirar por ellos, potencia tu creatividad, descubrirás otros puntos de vista de tu mundo, de la realidad.






La clave vuelve a ser Urano, hemos de procurar ser flexibles y tolerantes, pero saber poner límites y mantenernos con iniciativa y perseverancia, seguir trabajando la asertividad si es necesario, pero sin perder la delicadeza en nuestras formas y manifestaciones.



Deja un espacio cada día, a menudo al menos si no es posible volver a tu interior a diario, ¡espero que aunque sea un ratito sí le pongas voluntad!, para interrogarte:



¿Qué desea mi corazón para mi vida desde la paz y la serenidad?


¿Cómo puedo crear de una manera sencilla una nueva realidad en mi vida?


¿Qué cambios paulatinos, sin brusquedades, he de ir haciendo?


¿Qué cambios en la relación conmigo mismo/a he de ir realizando para que sean un reflejo de cambios en mi realidad externa y en mis relaciones?



Desde un estado de salud perfecta, de alegría serena y paz interior, soy un catalizador para los cambios en la construcción de un mundo mejor”.



¡Confía! En ti, en tu proceso, en tus avances, ten paciencia con tu propio ritmo si es lento, no tengas prisa si no es necesario, confía en la VIDA!



* El siguiente enlace es para que puedas escuchar este texto, y/o compartirlo.

https://www.ivoox.com/37438466

No hay comentarios:

Publicar un comentario