26 febrero 2019

Mudanzas y depresión



Explorando



Cuando llega el momento de una mudanza observamos, en Astrología, que suele haber movimiento de planetas, de progresiones, de tránsitos relativos bien a la Casa IV, o a la III, sus regentes, también ver su Casa opuesta (X y IX), el Eje completo; y suele aparecer implicada la Luna, o se activan planetas de las Casas III y/o de la Casa IX, o regentes de las Casas.

Pero estamos en el plano mental y comprender toda la parte técnica que explica este momento de cambio de lugar, de ambiente, de casa, de vecinos, de barrio, de pueblo, de ciudad, de país, y durante unos días de ritmo de vida, hábitos y costumbres, no sirve mucho para vivir con más equilibrio y serenidad esta experiencia de desarraigo, de inicios y de incertidumbre, incluso cuando se ha elegido el momento y el lugar y sabiendo la gran cantidad de energía que hay que emplear. Por supuesto, depende de las energías de cada uno, de su potencial energético, de su constitución, de su personalidad, cuyos indicadores están presentes en su Carta Astral.


¿Qué está ocurriendo en una mudanza? Que puede haber cuestiones pendientes de sanar y de resolver, tanto personales, como relativas a nuestros vínculos con los ancestros, a la línea trasgeneracional. Es momento de aceptar la antorcha con el fuego de la transmutación, de la liberación, vamos a soltar dolor y a traer vida, vamos a reordenar nuestras energías internas y a facilitar un nuevo orden en el sistema familiar, con ayuda de la Gracia, por supuesto, de los ancestros a quienes reconocemos y agradecemos todo el trabajo que hicieron a lo largo de la vida de cada uno de ellos, tal como les permitió sus conciencia, su sabiduría, su lucidez, sus circunstancias concretas. Sabemos que la labor es inmensa, no obstante, merece la pena. Caminamos nuestros pasos en esta Tierra hacia el Renacer. Es tiempo, una vez más, de acicalar nuestras alas para volar en la Tierra.
En este momento de cambio que estás viviendo, recuerda, vamos a recuperar juntos, ahora, la conexión con el Cielo, la conexión con la Tierra, vamos a permitir que por esta escala que es nuestro cuerpo de luz ascienda y descienda la energía cósmica y telúrica de manera que regule nuestros cuerpos energéticos, nuestros chakras, siendo conscientes de la vida que llena nuestro cuerpo con cada inspiración y cómo podemos relajarnos con cada espiración consciente.




¡Vamos a potenciar nuestra creatividad! A ensanchar nuestro horizonte. Siempre hay y habrá una LUZ que está guiando tu momento presente. Siempre hay Amor en tu camino que trae Sabiduría para acompañarte, sostenerte, inspirarte.

Como desafío que nos lleva a un mayor crecimiento, evolución, despertar, ¡iluminación!, en estos momentos se activan todas las cuadraturas y oposiciones de nuestra carta astral, se activan Saturno y Plutón con sus resistencias y pautas más involutivas, volvemos a la inercia del pasado, tendencias del Nodo Sur por signo y casa y los aspectos desafiantes que recibe de algunos planetas, tal vez.

Todos los maestros están dispuestos para que aprendamos, esos arquetipos internos que nos hablan en nuestro interior, algunos son más exigentes, otros más suaves y permisivos, todos tienen paciencia infinita y tolerancia cuando están en equilibrio. Y tenemos que repasar qué tal somos nosotros en nuestro trato con la personalidad, tal vez algunos debamos moderarnos, escuchar el parloteo del ego. Y vamos a descubrir cosas interesantes y vestirnos ahora nuestro traje de magos, tal vez se te había olvidado, tal vez está en el baúl de los recuerdos y las polillas quieren darse un banquete. Pero la llave la tienes tú, y ahora está a tu alcance porque lo estás recordando. ¡Vamos!






El centauro Quirón resurge con sus reclamaciones, "esto parece que nunca va a acabar", y vuelta otra vez a lo mismo, la herida que no sana, pero parece que va mucho mejor, llevamos años tratándola de muchas maneras. De nuevo llama a Prometeo para hacer el intercambio que beneficie sus situaciones.


Lilith nos recuerda el trabajo que hemos de hacer de purificación con nuestras emociones y sentimientos, nos recuerda en qué hemos de poner empeño para salir de la prisión que nos causa tanto dolor y que hemos construido en nuestro interior por falta de discernimiento y de visión. De hecho, Lilith puede tener una gran fuerza en los momentos de ciertas crisis porque el simbolismo de su signo y casa nos parece casi siempre, y en un momento de ofuscación todavía más, ya que el poder del inconsciente es superior, lo mejor del mundo, es nuestro ideal utópico, las cualidades del signo nos parecen ser  las mejores para poner en práctica ya mismo, nos atraen pautas y formas de vivir y de hacer que en la realidad cotidiana van a resultarnos desagradables, y sabemos que hemos de poner fin de alguna manera a las repeticiones que compulsivamente, en ocasiones, esas ocasiones de dolor ante crisis y cambios drásticos, en las que nos quedamos atascados, bloqueados. ¡Estamos confusos y perdidos! Diría Neptuno. Y las peores cualidades del signo de Lilith parecen poseernos inclinándonos a actos extremos, y digo inclinarnos, es un diálogo interior recurrente, claro que el control lo tenemos. ¡Lo tenemos! Por eso estás leyendo estas reflexiones. Está bien, todo está bien para despertar, para iluminarnos, para alcanzar el gozo supremo, y no para deleitarnos egoístamente,  "yo sólo yo", ¡uf, no!. ¿Verdad? Sabemos que cada avance nos beneficia a nosotros y a toda la comunidad, a toda la humanidad.


Ay Lilith, nos está indicando energías que nos prohibimos manifestar habitualmente, y esto es inconsciente. Nos parecen un peligro, y claro, queremos ser buenecitos, nos han enseñado a ser buenecitos, porque la culpa es como un roedor ansioso, ya sabemos. Ahora quieren estar aquí. Así que vamos a repasar también lo positivo según el signo donde está, su cualidad.


Cajas y cajas, objetos, cosas, orden, limpieza, inmersos en la energía de Virgo, de Tauro y Capricornio, hemos de ser muy, muy prácticos, muy realistas, estar muy centrados. Si Saturno domina, igual nos ponemos demasiados serios y todo. Por no hablar de la impaciencia de Urano que quiere aprender lo antes posible. Pero cómo si no paramos de dar vueltas, Mercurio está todo el rato haciendo planes y analizando esto y lo otro. Y poco a poco nos acercamos a la tristeza, a la depresión, y surge una rabia que va agotando más aún. ¡Es todavía peor! Es la fase de oscuridad, de noche oscura. Sin embargo, ¡un momento! Hay LUZ en el camino siempre. Prosigamos. Está Venus, Sol y Júpiter que quieren también hacerse oír, ver, notar, que quieren guiarnos hacia momentos de placer, de relajación, de expansión gozosa, de disfrute con cosinas sencillas, el corazón quiere seguir saltando y celebrando el amor.






Pero, pero, pero, atención, porque nuestra “maleta de ADQUISICIONES” siempre va a ser más grande y va a estar más llena, con recursos, ayudas, habilidades que están a nuestro alcance en estos momentos. ¿Lo  habías olvidado? Pues ya ves, estamos para acompañarnos y recordarnos en los días grises todo lo positivo que tenemos y todo lo positivo que tenemos a nuestro alcance, en uno mismo. Esto lo vemos en la Carta Astral, en trígonos y sextiles y en el análisis del Hexagrama Natal de Nacimiento, y observamos progresiones y tránsitos, los ciclos que forman parte de nuestro existir por la Tierra. Claro, por supuesto, también depende de cómo cada uno esté viviendo su vida, porque hay una causa y efecto, vivimos en la interdependencia, y somos responsables de nuestras palabras, pensamientos, actos, de cómo nos comportamos en y con nuestro entorno, todo esto también influye de una manera positiva o negativa, constructiva o destructiva, restando o sumando a nuestro “haber” de esta reencarnación, de esta vida, si no crees que haya nada más, basta una vida si quieres, basta cada momento en sí como un Universo total, si quieres. Se comprende que no me refiero a recursos materiales tan sólo, sino de lo que más nos importa cuando emocional,  mentalmente estamos como un tentetieso, o tal vez ya medio tumbados y al borde de la extenuación.


Ah, Lilith, en nuestra experiencia trae lo mejor y lo peor, la conocemos porque nos exalta interiormente, nos lleva al exceso, si en estos momentos de mudanza también tiene fuerza por tránsito habremos de superar sentimientos de frustración, nos parece insoportable lo que vivimos, los miedos son fuertes, el trabajo respecto a la sensación de impotencia ha de ser muy consciente. Vamos a aceptarnos tal cual estamos. Que sí, tal cual estamos y nos sentimos. Tal vez rotos, descompuestos, alterados, en la incertidumbre, agotados, bloqueados, nerviosos, insomnes. Puedes seguir con la retahíla, si te alivia conceptualizar, pero ¡no te quedes atrapado!. Ya sabes, queremos volver a volar, libres, salvajes. Bueno, vamos a aceptarnos así de lindos, ya hemos abandonado la crítica y la autocrítica destructiva, ¿verdad? Que sea así. y gracias a Venus podemos seguir siendo narcisos y enamorarnos hasta de nuestra miseria que nos puede hacer más comprensivos y compasivos. Por supuesto, más humildes. Y después, así, nos sentiremos muy fuertes, que podemos con todo, al fin y al cabo todo está en la mente, podemos y no gracias a nuestra soberbia, precisamente. ¿Verdad? Hay fuerzas que trascienden.

Mudanzas, sí, revisaremos creencias, es el momento ideal para hacer cambios esenciales, dentro de los cambios que vivimos, es momento de activar nuestro poder de voluntad firmemente y con sosiego, y abrirnos con confianza a la Vida, tus recursos están ahí en medio del cambio, son para ti, ahora los necesitas, y son para que los compartas con los demás. Van a ir surgiendo, están surgiendo. Confía.




Estamos motivados y motivadas para abrirnos a las fuerzas de la Vida que equilibran y nos nutren en cada instante, la Vida que siempre nos ofrecerá, aún con el cuerpo cansado y, tal vez, el corazón dolido, la mente ofuscada que podamos sentir en algunos momentos, la belleza que nos lleva al éxtasis, nos sumergimos ahora en la belleza que nos equilibra, la belleza de los cielos y sus colores, la belleza de los árboles, de las aves, de los colores de la tierra en cada estación, del cielo estrellado nocturno, de la Luna brillante en la noche, de las flores perfumadas, y sobre todo, algo de incalculable valor humano, la belleza eterna de la mirada limpia y tierna de las personas que nos aman incondicionalmente y nos ofrecen su presencia en estos momentos, así la soledad es más llevadera en medio del caos, que también pasará, como todo, efímero caos, aparente caos en el orden permanente Universal.

¡Amor! Capacidad para amar y ser amados y amadas. Cuidamos unos de otros. Unas veces damos,, otras recibimos, sin mendigar, sin querer salvar.

AMOR: ¡Gran regalo de la Vida! ¡GRACIAS!







No hay comentarios:

Publicar un comentario