24 febrero 2019

Astrología médica: EL PLANETA SATURNO y el BAZO


Breves notas de Astrología y salud



Según Ptolomeo, Saturno está en analogía con el Bazo, "que recibe emanaciones pránicas del planeta en que vivimos, y concierne a los cuerpos etérico y físico y a su relación física", nos decía por su parte Alice Bailey para complementar.

El Bazo corresponde en Medicina Tradicional China al Meridiano de Tierra: estómago-bazo-páncreas.

¿Qué nos permite Saturno? Ahora mismo en tránsito está a  17º de Capricornio, y en sextil con Mercurio, ambos son planetas vinculados a la inteligencia, a procesos mentales, y ambos están activando el Sol de las personas nacidas bajo el signo de Capricornio y de Piscis. Saturno permite la concentración, interiorizar, entrar dentro. Esta tendencia ahora es más intensa para Capricornio (segundo Decanato) y para Piscis (segundo Decanato), también para el segundo Decanato de Escorpio (de por sí también, como Piscis, con facilidad para sentir y volverse hacia dentro). Sentirán su energía fuertemente Aries y Libra, de manera muy diferente. A Aries le gusta más la extroversión, la acción que la introversión, así que puede sentirse muy incómodo, puede darle algo de pesimismo o miedos, y sentir una rabia tremenda por todo aquello que le está impidiendo sentirse y vivir con mayor libertad, independencia, no puede colmar ahora su ansia por las aventuras y su placer de no estar atado a circunstancias restrictivas; ante lo cual puede incluso somatizar. Para Libra es diferente, puede estar asumiendo mayores responsabilidades, ser más sobrio, y madurar afectivamente.

Virgo y Tauro también reciben esta influencia saturnina, pero no es tan incompatible con la Tierra, así que puede reforzar su energía para enfocarse en logros materiales, ya sea mejorar la salud, conseguir mejor trabajo, armonizar la relación con alguno de los padres, encontrar una casa o vivienda, mejorar alguna relación con una figura de autoridad (jefes, superiores). Es una energía que pueden utilizar para concretar algo en lo que están invirtiendo tiempo, dedicación, Saturno favorece la manifestación definitiva, sabiendo que también han de cuidar su cuerpo físico, respetar el orden y la ley que rigen el Universo.

Sin embargo, hemos de cuidar esta influencia de Saturno en relación al bazo, porque si no pueden manifestarse en los signos que reciben su influencia en cuadratura según la naturaleza que le es afín.  Libra, de naturaleza a veces indecisa, inconstante, afectuosa, simpática Aries, de naturaleza impulsiva, impaciente, impetuosa, combativa, valiente, audaz) Cáncer, con quien hace oposición, de tendencia hipersensible, sentimental, reservado. En estos signos, Saturno tiende a provocar por tránsito intenso obsesiones, rigidez, pesimismo, melancolía, miedos, atrofia,  sensaciones de carencia, sentimientos de culpa, sensación de abandono, culpabilidad. Con las energías planetarias siempre hemos de estar conscientes respecto a emociones y sentimientos que podamos tener y respecto a actitudes que podamos adoptar con las personas de nuestro entorno por ello. Es decir, una persona bajo esta influencia puede soltar su rabia y frustración mostrándose de muy mal carácter con algunas personas cercanas, distanciarse, ser más frío e impenetrable, tal vez para "castigar" a alguna persona por aquello que no puede ahora satisfacer, aunque sea inconscientemente. La solución, es reconocer lo que está “bullendo” dentro y tratarlo con serenidad, ver qué heridas se abren, qué complejos, qué carencias, y cómo modelar el carácter para vivir con más tolerancia y empatía, cariño y respeto hacia todos. Elegir una actitud u otra y poner voluntad en ello, va a determinar el nivel de vibración que emitimos, y ello repercute en la salud propia.

Saturno, a nivel orgánico, tiende a ralentizar, a bloquear, a enfriar, a anquilosar, inmovilizar, por lo tanto va unido a carencias. Estemos entonces pendientes para compensar.

Si el bazo está afectado, por tránsitos a Saturno -por ejemplo, regulemos nuestra alimentación, evitemos alimentos que debiliten el bazo y tomemos los que regulan su funcionamiento, sólo es cuestión de seguir unas pautas, en sintonía con Saturno, organizarnos durante un tiempo de manera diferente para mantener el equilibrio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario