15 noviembre 2018

La cruz mutable: Sagitario y Piscis



Cuadratura Sagitario-Piscis
Cuadratura Mercurio-Neptuno

Respecto a este aspecto astrológico, formado ahora por tránsito, convendría mirar la propia carta astral para ver si Mercurio está en Piscis porque podría resonar bastante.

Neptuno es una energía que en contacto con el Sol, la Luna, Mercurio, Venus, y Marte, inclina a extremar la sensibilidad, inclina hacia el arte, hacia el misticismo y es muy positivo para la expresión artística, siempre y cuando el autor conecte con lo sublime desde estados de conciencia de paz, serenidad y alegría, sino la obra se puede convertir en una expresión del “infierno” interno, un desahogo que ni embellece ni entusiasma ni infunde apertura hacia nuevas posibilidades de expansión de gozo perdurable. Pero, en su expresión más compleja también inclina a la evasión, a buscar paraísos y estados de bienestar para huir y escapar, es todo lo contrario a Saturno, como lo es Piscis de Capricornio. Por un lado, entonces, el Alma con esta influencia, y ahora este tránsito, facilita el encuentro con enseñanzas tanto creativas como religiosas, espirituales, que amplíen nuestra visión de la realidad, de la existencia, de la vida, que favorezcan ir trabajando la propia personalidad, y también, desarrollar nuestra intuición, inspiración, tanto para lo práctico, para lo material, como en nuestro desarrollo personal y espiritual.

Pero siempre hay que poner atención a Neptuno porque actúa en nuestro psiquismo, veamos, atención entonces cuando lo que sentimos es:

Confusión, miedo, dudas, impotencia, obsesiones; como decía el astrólogo belga Georges Antarès, nacido con el Sol en el perceptivo y acuoso signo de Escorpio: “Neptuno se refiere a todos los venenos psíquicos del inconsciente”. Además, exalta nuestras emociones, potencia nuestras ilusiones y deseos, exacerba nuestros ideales. Este contacto con Mercurio es unir la energía mental con la emocional, con lo cual habremos de revisar qué estados mentales propiciamos y qué adicciones emocionales sostenemos por voluntad que puedan conducirnos a crear en nuestra existencia dramas. Por eso volvemos a compensar con Saturno que nos proporciona sentido del rigor, y desarrollar interiormente el arquetipo de autoridad competente para responder ante las propias decisiones y los propios actos. Sólo Saturno nos llevaría a conductas y estados de ánimo difíciles, exceso de severidad, inflexibilidad, y como ocurre con los extremos, enseguida puede aparece la falta de respeto, la crueldad. Cuando Saturno pone el listón muy alto, también es fácil pensar y sentir, como con Neptuno que exalta nuestros complejos sin resolver, “no puedo”, “no voy a poder”, o sentir “estoy alcanzado estados de extenuación” por exceso de trabajo y compromiso. Como vemos, siempre hemos de ir a adoptar actitudes y pensamientos en una sintonía de “moderación”.


Claridad mental


Esta cuadratura nos viene a cuestionarnos, por ejemplo:
¿Estas enseñanzas y/o esta persona que me está enseñando, me hacen ver las cosas con mayor claridad?
¿Estas enseñanzas facilitan que me enfoque en objetivos factibles y que vea técnicas y pasos para alcanzarlos?
¿Estas enseñanzas y/o persona facilitan que yo me sienta más independiente y autónomo?
¿Estas enseñanzas y/o persona que me enseña facilitan que yo esté viendo, sintiendo y conectando con mi propia fuerza interior y su desarrollo?

Desde esta posición ahora es óptimo saber que el contacto Sagitario-Piscis facilita ser inspirados por enseñanzas que nos inducen a que seamos más bondadosos y compasivos, que nuestro ser espiritual se desarrolle, es un alimento para nuestro corazón y para fomentar el amor universal, pero como siempre, ha de ser con sabiduría para poder ser excepcional, no ante los ojos de los demás, sino por nosotros mismos, porque estamos evolucionando.


Aprovechamos la formación de este aspecto de cuadratura entre Mercurio y Neptuno para activar nuestro discernimiento, ir a la búsqueda de lo esencial, avanzar en conocer la Verdad, no queda otro camino que ir descubriendo poco a poco pequeñas verdades, evitar toda mentira y falsedad por parte de uno mismo, en cuanto a nuestra mente, ideas y pensamientos y en cuanto nos comunicamos con los demás, amén de estar atentos a lo que hay de falso fuera, e ir incluyendo conocimientos y sistema filosóficos y/o religiosos que sostengan nuestro idealismo, pero sin convertirnos en apáticos, perezosos ni soberbios. Es decir, seguir estando pendientes de nuestros pensamientos y cómo interactuamos, el altruismo y el esfuerzo son recompensados, pero que no perdamos la ternura en el propósito de dar lo mejor de uno mismo.

Hay actos y enseñanzas que inspiran, técnicas de respiración y de relajación que nos hacen sentir en paz a la vez que con fuerza interior, y lúcidos, es a partir de esta “puesta a punto” que pasamos a una acción ordenada y responsable, con determinación, pero sin ostentación ni rigidez. Al fin y al cabo seguimos buscando, aprendiendo y nos queda siempre mucho por saber para salir de la ignorancia, esto alimenta nuestra humildad.

Evidentemente, un contacto de Mercurio con Neptuno, o Mercurio en Piscis, puede producir cierta tendencia a la confusión mental, unas veces por dispersión, distracción, olvido, otras veces por aturdimiento. Hay sustancias que nos aturden, como las drogas lícitas o prohibidas, pero también nos aturden algunas imágenes, lugares, fenómenos atmosféricos (viento, humedad, exceso de frío-calor, etc.) músicas, personas con su discurso, es decir, permitimos que ello ocurra si consentimos en quedarnos ahí, consumiendo, sustancias, palabras, películas, ruidos, relaciones. Este es uno de los efectos que puede producirse bajo la influencia tanto Piscis como Neptuno.

Saber todo esto nos permite un trabajo más consciente y responsable con nosotros mismos y con nuestra vida cotidiana. ¡Vamos a ello!

Anoto esta reflexión tan interesante ante una influencia de Piscis/Neptuno, por ejemplo al Sol y/o a la Luna, aunque habría otros emplazamientos y contactos que también son buenos indicadores. Lo más importante, es considerar a los signos en relación al Eje de la Cruz a la que pertenecen. Piscis/Virgo y Sagitario/Géminis, son los dos brazos de la Cruz Mutable. Así pues, estamos hablando de una orientación hacia el contacto, conseguir unas relaciones correctas puesto que el amor inspira y se quiere ofrecer un servicio a la comunidad, también para ello habrá que ir progresando en conocimiento y en sabiduría al favorecer los intercambios adecuados y saber comprender a cada persona, sólo con esto podemos comprender por qué en la Cruz Mutable la personalidad valora tanto la libertad y el movimiento, pero ha de integrar el sentido de los límites y el compromiso.


“En realidad estas personas tienen un vacío de figura paterna y lo que hacen es proyectar esta carencia afectiva en la figura de un líder espiritual el cual ha estudiado la psicología de este consumidor y sabe cómo hacer de padre espiritual ante una persona que vive buscando respuestas místicas más allá de sus preguntas, es decir, más allá de su propio sentido común. En términos prácticos y poco elegantes, podemos decir que hay mucha gente prácticamente rogando por que la engañen.”



No hay comentarios:

Publicar un comentario