20 noviembre 2018

El signo de Escorpio y el tránsito de Júpiter


Vamos a ver el último período del tránsito de Júpiter por el signo de Escorpio. Entendamos qué supone la influencia de Júpiter, y entendamos más algunas cualidades del signo de Escorpio.


Período por tránsito: Desde octubre 2017 hasta 9 noviembre 2018


Júpiter es popular por ser una energía arquetípica que nos trae abundancia, prosperidad, disfrute, protección. Pero es mucho más profundo que todo esto, hay mucho más que su influencia en una capa más superficial, mundana, podemos ir más allá de lo efímero. Para poder aprovechar su influjo por tránsito, y para poder expresarle en nuestra carta astral en el signo y casa donde se encuentre, hemos de ser conscientes de su energía expansiva, lo que nos permite asumir riesgos para ir más allá de las fronteras de Saturno pero respetando y confrontando los límites saturninos, para lo cual hará falta primero desarrollar la FE que en conexión con esta energía podemos desarrollar y que utilizaremos en los momentos difíciles, sobre todo los que siempre se han de asumir bajo la energía de Escorpio. Creo que esto ha sido muy necesario para las personas que han vivido este tránsito, por situaciones muy diversas a lo largo de los meses pasados, ya fueran de peligro, de enfermedad, de cambios, cualquier circunstancia que nos pone en situación de reconocer que desde lo humano parece imposible seguir avanzando, parece imposible llegar más lejos, pero claro, con Júpiter no podemos olvidar incluir también la humildad, el saber que hemos de conectar con algo más Grande, con algo Superior, y que habremos de investigar no sólo el por qué, tal vez no sepamos ahora verlo ni se nos facilite el descubrirlo, pero sí el para qué puesto que obliga a una readaptación de hábitos y costumbres que nos daban un cierto equilibrio (Libra precede a Escorpio), y si queremos ir más lejos, Sagitario, primero habremos de vivir plenamente el desafío de Escorpio con todas las intensas emociones que van a salir a la superficie de la conciencia en el día a día, o que se van a buscar, por supuesto la del miedo será la definitiva en estos momentos, pero también la rabia y el resentimiento.

Teniendo en cuenta que el tránsito vivido más intensamente ha sido la conjunción con el Sol de toda persona nacida bajo el signo de Escorpio, igual que lo va a ser ahora para Sagitario y los otros signos de la Cruz Mutable, aunque sin desdeñar la influencia durante esos meses para Tauro, Acuario y Leo, los otros signos de los brazos de la Cruz Fija. Vamos a descubrir qué quiere traernos, sugerirnos, a qué nos abre y qué facilita Júpiter en este tránsito, aunque no ha estado solo, siempre hay otras conexiones, muchos matices, y cómo puede resonar en las personas que nacen con Júpiter en Escorpio.

Respecto al tránsito para Escorpio – y para Tauro, Leo y Acuario- no hemos de olvidar que también se ha cruzado la influencia de Urano, para el primer decanato (del 23 de octubre al 3 de noviembre), desde mayo del año 2018. Oposición para Escorpio, conjunción para Tauro, y cuadratura para los otros dos signos de la Cruz Fija (Leo-Acuario).
Y también que el segundo decanato (del 3 de noviembre al 13 de noviembre) de Escorpio está bajo la influencia de Neptuno (aspecto trígono).

Además, Plutón también influye (aspecto sextil) a las personas Escorpio del segundo decanato.

Saturno está influyendo desde diciembre del 2017 –sextil al Sol en Escorpio del primer decanato.

Quirón también contribuye, pero ya a las personas del tercer decanato de Escorpio, con aspecto de trígono.


Resumiendo estos meses del tránsito de Júpiter por Escorpio:


Primer decanato de Escorpio

Del 23 al 3 de noviembre

Influencia de Urano
Influencia de Saturno
Segundo decanato de Escorpio

Del 3 al 13 de noviembre
Influencia de Neptuno
Influencia de Plutón
Tercer decanato de Escorpio
Del 13 al 23 de noviembre
Influencia de Quirón


Por supuesto, no desdeñamos cada tránsito de alguno de los planetas más rápidos: Venus, Mercurio y Marte, el propio Sol y la Luna, porque pueden potenciar y matizar con otros componentes las vivencias a lo largo de este período.
El primer y segundo decanato –personas nacidas del 23 al 13 son las que pudieran sentirse más identificadas con este pequeño y breve estudio que expongo a continuación.

Generalizar puede aportar algo de entendimiento, pero para mayor comprensión, debido a la complejidad que vemos por la influencia de las diferentes energías planetarias que se entretejen, siempre es necesario una consulta personal. Sin embargo, vamos a acercarnos con la lupa y a abrir caminos a la conciencia en este momento.

¡Qué difícil es generalizar! Hemos de tener en cuenta que cada persona viene preparada para un desarrollo tanto en lo personal, como en lo social y en lo universal en diferentes niveles, que nos influyen muchos factores modificantes: país donde nacemos y su cultura y clima, familia, entorno y educación, constitución fisiológica, tendencias emocionales, mentales, nivel de evolución y búsqueda de experiencias de la conciencia, misión de vida... Aún así, aun considerando las variables, este es uno de los efectos de Saturno, aun considerando la tarea, veamos algunas notas que puedan aportar comprensión. ¡La Astrología es muy compleja! Y apasionante, es para los que no quieren aburrirse,  siempre buscan más y les resulta insoportable la rutina, siempre hay algo que descubrir y estudiar, y es esencial ampliar la mirada, la visión, algo muy de Júpiter, y para ello hemos de estar activos, movernos, transitar nuevos caminos, atrevernos.



 El ideograma, el glifo de Júpiter nos va a ir introduciendo en este tema.  La Luna y la cruz de la materia. Tenemos la media luna a la izquierda, el pasado como influencia en la experiencia actual, entrando sobre la cruz terrestre por el brazo horizontal, es el más terrestre, amplios horizontes.

Vemos pues que Júpiter tiene que ver con la capacidad de ver, de percibir, es esta energía lunar, la receptividad, tiene que ver con el ojo y con la intuición, con el tercer ojo, con la pituitaria. Está en relación con el hígado, por eso también se manifiesta en desequilibrio en la cólera, la ira.

Júpiter en Escorpio exalta la emotividad del signo, exalta lo más noble del signo y las cualidades más involutivas, bajo la influencia de Júpiter en Escorpio un nativo tenderá a dar una importancia grande en su vida a una causa, una ideología, a tener una misión, incluso a dejarse poseer por una persona, o "algo" más más grande que ella misma.


La hipérbola, el semicírculo: sensibilidad, recepción, percepción; el ojo humano y su capacidad de visión, puesto que los extremos tienden hacia el infinito, receptividad ilimitada; sobre la cruz de la materia, que señala el espacio-tiempo, la forma, la estructura, la manifestación.

Todo esto ya es lo que supuso para Escorpio el tránsito de Júpiter, una apertura hacia mundos “galácticos”, puesto que este ideograma expresa “el alma de la tierra”, como dice el astrólogo Luc Bigé.




Pero antes de seguir adelante, descubramos un poco más acerca de las características del signo de Escorpio para entender este tránsito de Júpiter, nos enteramos bien del carácter, del temperamento, de la energía de este signo Fijo y de Agua, porque Júpiter va a enfatizar, va a exagerar, va a llevar al extremo muchas de estas cualidades, positivas y complejas, con Júpiter siempre se aprende algo, se descubre algo o a alguien que trae una enseñanza diferente, aunque también se aprende a ser moderado para no salir perjudicados.




El signo de Escorpio

Según la clasificación de Hipócrates de los cuatro temperamentos, la persona bajo la influencia de Escorpio puede ser colérica y/o linfática. El primero es extrovertido-inestable, excitable, sociable, impulsivo, vigilante, está en relación con la función pensamiento, seguro, activo, libre; el segundo tiene que ver la sensación, la intuición, introvertido-estable, persistente, tímido, organizado, introspectivo. Ambos tienden a la neurosis.

Según la medicina Ayurveda, corresponde con la constitución pitta, esta dosha es la de la transformación, y si predomina mucho y estuvieran sometidas a tensión hay tendencia a los celos, odio y rabia, a la ira debido a la irritabilidad interior, y también pasan por fases de mucho sueño. La dosha pitta tiene que ver con el buen apetito, y si comen cuando tienen hambre, se enfadan, son muy efusivos y han de saber controlar el gasto de su energía. Sus expresiones pueden ser hirientes, pueden ser personas incisivas. Son personas que tienden al orden, la eficiencia, establecen relaciones según sus intereses y son inteligentes, decididos si están equilibrados pueden ser sensibles, inteligentes, tienen buena capacidad de adaptación, son compasivos.

Según la Medicina Tradicional China se corresponde con el elemento Metal, son las fases de disolución y eliminación características del otoño. En el otoño predomina una energía de contracción, todo va haciéndose más yin, menos luz, menos calor.

En su expresión extrema y pura son las personas nacidas bajo este signo que necesitan todo ordenado, son decididos y calculadores, ambiciosos, así que están dispuesto a la acción, requieren de unas sólidas estructuras, clasifican a las personas y las cosas y no les gustan las mezclas, pueden ser muy radicales. La clave es seguridad y control, por lo que es difícil conocerlas de verdad, no permiten el acercamiento de cualquier persona, de hecho pueden tender a la desconfianza –moderada o ya paranoia, hay nerviosismo.
El Metal está asociado con el pulmón (respiración) y el intestino grueso, son órganos de eliminación, de liberación de residuos, así como la piel. En los procesos de Escorpio es importante este “soltar”, “dejar ir”, aceptar la pérdida, no aferrarse, al igual que ocurre durante el otoño cuando caen las hojas de los árboles; evitar la rigidez –esto hace tender a la crueldad y la violencia-. Por supuesto, si el Metal es débil en un organismo, ante las pérdidas se puede quedar inmerso en la depresión, melancolía, tristeza. Cuando esta energía se agota surgen las dudas, la falta de previsión y el dejar para más tarde las cosas.


Se comprende por qué corresponde Escorpio a la fase del proceso metabólico de catabolismo.



Influencia de Júpiter al recorrer cada uno de las tres decanatos de Escorpio


Habremos de saber en qué Casa de la Carta Astral está el Sol. No es lo mismo un tránsito de Júpiter por la Casa XII, una Casa de Agua, una Casa del Alma, que tiene relación con momentos de reclusión, ya sea un hospital por enfermedad crónica, o una cárcel si se ha infringido la Ley, que un tránsito por la Casa V, en la que hay oportunidades de disfrutar, de tener más hijos, de producir más en el ámbito creativo, se tienen ganas de gastar la energía. No es lo mismo un tránsito por la Casa VIII, donde se puede tener algún percance de salud, por enfermedad grave, o recibir una herencia, o que le devuelvan a uno un préstamo, que un tránsito de Júpiter por la Casa VII, que puede traducirse en una alianza, ya sea matrimonio, asociación, mayor vida social, etc.

Pero vamos a prescindir de esta posición del Sol por Casa, y veamos algunas interpretaciones posibles.


El primer decanato de Escorpio es el que corresponde a personas que tienden más a lo material –en general-, a lo concreto, aunque pueden ser frágiles en el plano sentimental. Las personas que pertenecen a este decanato han podido tener que aprender bajo la influencia de Júpiter, Urano y Saturno. Seguramente todo aquello de lo que no se ocuparon llegó al límite de los soportable para obligar a hacer cambios radicales, de hábitos, costumbres, alimentación, trabajo, relaciones, salud. Demasiado trabajo, demasiada responsabilidad, demasiada inhibición e introversión, demasiado enfado contenido. Pero ha sido una renovación incluso en relación a la figura del padre, a la relación con la figura de autoridad de la familia, aunque no esté ya presente. Recoger todo lo positivo que nos legó, hacer reformas respecto a pautas de imitación que nos sirven para seguir manteniendo la salud, la vitalidad, la alegría.


El segundo decanato de Escorpio, con más tendencia a lo mental, se las vio con Júpiter, Neptuno y Plutón. Son personas más reflexivas y analíticas y han podido sentir el querer hacer y sentir que la energía no acompañaba, que llegaban situaciones de confusión, de impotencia, que se han tenido que enfrentar a personas que desafiantes por su posición de autoridad, afrontar muchos miedos, incluso la muerte, el gran paso hacia otra dimensión. A la vez han venido fuerzas y personas para acompañar por estos nuevos senderos insospechados, trayendo otra manera de entender la vida y la existencia y liberarse de una visión tenebrosa, o exageradamente evasiva. Lo esencial es no ceder a la depresión, la tristeza, el dolor, no volver la atención concentrada hacia uno mismo y los propios problemas, por difíciles que sean, ser capaz de abrir el corazón, de generar bondad, fortaleza, generosidad.


Para el tercer decanato, que tiende más hacia el idealismo, ha sido la unión de Júpiter y de Quirón actuando a la vez, semanas para recuperar gracias a nuevas enseñanzas, viajes, actividades, terapias la confianza en uno mismo, el aprender a quererse más, a respetarse, a no dar tanta importancia a lo superfluo para quedarse con lo esencial y descubrir nuevos dones y talentos latentes, pero que se empiezan a desarrollar para gran satisfacción personal. Pero primero hay que entrar en el dolor producido por pensamientos relativos a impotencia, incapacidad, inadecuación, y aceptar, para que llegue una nueva visión, no sólo intuitiva, sino racional.


Para terminar quería enumerar a algunas personalidades que presentan en su carta natal a Júpiter en Escorpio, que no podemos olvidar es un signo de Agua, por tanto hay emotividad y sentimiento, expresada en su vida personal, profesional, etc.:

Elvis Presley, Alain Delon, Steven Spielberg, Stephen King, Elton John, Alfred Hitchcock, Ava Gadner, Ernest Hemingway, Deepak Chopra, Paulo Coelho, Luciano Pavarotti, Humphrey Bogart, Victoria Abril, Carlos Santana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario