02 septiembre 2018

El “tercero ojo” – Chakra 6


Sol en Virgo – Neptuno en Piscis
Vínculos Mercurio-Neptuno

Ambos planetas están ya en contacto, por oposición, con un orbe de 5º, que se va cerrando paulatinamente a lo largo de los próximos días.

Este aspecto formado por tránsito nos lleva no sólo a mirar si en la propia carta astral encontramos esta oposición del eje Virgo-Piscis, por presencia de planetas en estos signos, e incluso entre planetas situados en las Casas VI-XII. Como es un tránsito nos sirve para examinar nuestro propio comportamiento, tendencias, pautas, inclinaciones, es decir, para seguir profundizando en el propio autoconocimiento y desarrollo personal. De todas maneras, el próximo domingo 9 de septiembre la Luna Nueva será en Virgo, y aún por orbe podremos considerar esta oposición.

Piscis es el último signo del Zodíaco y está en analogía la Casa XII, de esta Casa hablaremos en profundidad en el próximo Taller organizado de Astrología para el sábado 15 de septiembre).




Respecto a Virgo y Piscis y sus regentes, Mercurio-Neptuno hemos de tener en cuenta su conexión con el Tercer Ojo, con el Sexto Chakra (la consciencia infinita), y la glándula hipófosis o pituitaria (cuyas hormonas segregadas influyen en las glándulas suprarenales, tiroides, etc. Una de las hormonas que segrega la hipófisis es la corticotropina -ACTH-).

Estamos aquí aprendiendo a vivir en plenitud la realidad terrestre, el mundo de la forma, cada día es importante considerar cómo empleamos nuestro tiempo en la vida cotidiana, cómo nos alimentamos, qué hacemos para que la calidad de nuestro descanso sea óptimo, cómo nos comportamos en el trabajo, qué trabajo elegimos que sea afín a nuestra naturaleza y al desarrollo de nuestro dones y que nos permita mantener la salud. La energía de Mercurio es racional y lógica, Virgo nos permite vivir el día a día de manera práctica. Pero para mantener el equilibrio no podemos olvidarnos de nuestra esencia, somos seres divinos, somos energía, Piscis. Con lo cual también estamos aquí para desarrollar cualidades de intuición, creatividad mediante la meditación, la relajación, la introspección. Aprendemos a vivir tanto en la forma y en el mundo exterior con sus ocupaciones y a dedicar cada día un tiempo al retiro, al silencio, a la escucha, a la soledad. Mantener este equilibrio es importante, y más en estos albores de la Era de Acuario, para sentirnos bien, contentos, felices, vivir entusiasmados y en equilibrio. En la energía de Piscis y de Neptuno además aprendemos a vivir en la Unidad, a conectar con la Unidad, con el Todo, con el sentido trascendente de la vida, la visión es global y podemos abrir el corazón, podemos abrirnos a la compasión, a la bondad, desarrollarla. Esta unión entre lo racional y el respeto por lo que está fuera de uno mismo (otras personas, animales, plantas, el planeta, el espacio celeste), entre la lógica y la dulzura de expresión está expresando la comunicación entre el corazón y la mente, entre el cuarto y el sexto chakra.

Permitámonos una mirada más amplia de la realidad para captar más allá de las apariencias a través de la conexión con nuestro Yo superior.

“Y verán su rostro, y su nombre estará en sus frentes.
No habrá allí más noche;
y no tienen necesidad de luz de lámpara, ni de luz del sol,
porque Dios el Señor los iluminará;
y reinarán por los siglos de los siglos.”

Apocalipsis 22, 4 y 5

No hay comentarios:

Publicar un comentario