11 julio 2018

Júpiter directo en Escorpio – Abre las puertas a nuevas energías vivificadoras


El planeta Júpiter retoma su ritmo Directo (10 de julio 2018 por la tarde, en el grado 13 de Escorpio), con agradecimiento por todo lo que ya tenemos y hemos disfrutado y nos ha sido revelado, podemos conectarnos con sencillez y respeto a fuerzas invisibles de alta vibración con el fin de limpiar nuestro campo áurico, recargarnos energéticamente, aumentar nuestra sabiduría, desarrollar mayor compasión y espíritu de servicio, estimular nuestras habilidades y dones, y, también, mejorar nuestras condiciones materiales. 



Aunque parezca algo complejo al principio su estudio, en la tradición de la Cábala el Arcángel Zadkiel se vincula a la energía de Júpiter, es el denominado “rector de la orden del Coro de las Dominaciones”; donde 8 ángeles, cada uno vinculado a una energía planetaria, favorecen algunos de nuestros procesos y nos puedan ayudar a desarrollar talentos innatos y a vencer dificultades según nuestro carácter. Si en la Tierra tendemos a agruparnos, a organizar grupos especializados, no nos puede extrañar que en las llamadas “Jerarquías superiores” ocurra algo parecido. “Como es arriba, es abajo”. Zadkiel evoluciona en el Séfirot de Hesed: Gracia, Amor, Misericordia. Así llega la fuerza a las formas que constituyen el mundo material. Los atributos del Coro de las “Dominaciones” van a favorecer la activación de la energía de Júpiter en nosotros, puesto que transmiten a los hombres la confianza en la vida, el optimismo y la alegría, dispensando gracias y beneficios. 





Cualquier planeta en la carta astral que reciba esta influencia de Júpiter podemos “sanarlo” si lo requiere su situación cósmica, y si aún sentimos que no hemos avanzado en su expresión libre y equilibrada. Para ello debemos estar atentos a la información, y a las distintas señales que vamos recibiendo. 

El planeta Júpiter está en relación con la vitamina B6, así que también puede ser un momento idóneo para subir su presencia en el organismo, en caso de carencia. Sin dejar de mencionar su influencia para facilitar “sueños lúcidos”. 



Algunas ideas. Si está en relación con el Sol puede que podamos avanzar respecto al propio conocimiento, estima personal, auto expresión; atención a las expresiones egocéntricas y exaltadas de la personalidad. Si es la Luna, podemos sentirnos más emotivos, sensibles, tal vez queramos ser más independientes, autónomos, trabajar recursos para generar mayor prosperidad; si es Mercurio, podemos estar más inspirados para aprender, para comunicar, para sentir la alegría del afecto fraternal. Si es Venus, podemos mejorar nuestras relaciones, querer disfrutar más, necesitar salir. Si es Marte, podemos tener mayores ambiciones, querer abarcar más de lo que podemos, irritarnos más fácilmente. 



Estamos a 2 días de la Luna Nueva de julio, en el signo de Cáncer, terminando un ciclo, por tanto conviene interiorizar aún, no emitir juicios, observar, escuchar. Y en tu centro, en el silencio, explorar con creatividad las nuevas posibilidades que puedes concretar, imaginar cómo llegar a ello, serenamente, imaginar cómo hacer para que desaparezca de tu vida aquello que ya no te agrada.

Preparando el nuevo ciclo habremos de ampliar la “visión”, esto lo favorece conectar con Júpiter, ir a la montaña, a grandes espacios de soledad; y hemos de ordenar nuestras ideas, liberarnos de prejuicios, sentir que la vida y el amor nos circundan, impregnan; que nos bañamos en esta fuerza inspiradora de vida y amor y que circula por nuestros ojos, nuestro hígado, nuestra vesícula biliar, nuestra cadera (vinculados a Júpiter-Sagitario). Permitimos a la esencia Divina que nos inspire y guíe según lo más adecuado, lo que más nos conviene, que tengamos claridad y en esta presencia Divina nos sintamos fuertes, con excelente salud, gozosos. 



Todo está bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario