29 junio 2018

Marte: Acción interior - alcanzar la maestría de fuerzas centrífugas


La conquista individual de nuestra libertad




Marte retrógrado el 26 de junio 2018, hasta el 27 de agosto





Astronomía

La retrogradación de los planetas sabemos que es una “ilusión” óptica, es debida a la velocidad que lleva cada planeta en su recorrido alrededor del Sol. Así, vemos a Marte “retrógrado” cada dos años aproximadamente ya que la Tierra, digamos, le alcanza en su recorrido y se produce este aparente movimiento desde nuestra perspectiva, como ocurre con Mercurio y los demás planetas en su recorrido alrededor del Sol.





Astrología



Cuando Marte retrograda estará a apenas 4º del Nodo Sur, en el signo de Acuario, aún en oposición con Venus (Acuario) y en cuadratura con Júpiter (Escorpio), siendo este focal del triángulo rojo que se forma entre los tres, una figura denominada T cuadrada, fija en este momento por los signos implicados.
Tal vez resuene entonces algo más con los signos fijos: Leo-Acuario, Tauro-Escorpio. Pero tengamos todos en cuenta que cuando un planeta retrograda podemos utilizar su energía mejor si la interiorizamos, si meditamos y reflexionamos para transformar nuestras pautas en relación a su simbología arquetípica concreta.

Acuario es un signo intelectual, es de Aire, nos centramos entonces en la mente, en las relaciones, en los estudios. Es una invitación para nuestro guerrero interior, nuestro aventurero siempre dispuesto a la acción a cuestionarse si el movimiento, las decisiones, determinaciones, pasos a dar están condicionados, o no, por las invenciones del pensamiento, creencias, filosofías, deseos, dogmas, rituales, emociones intensas, apariencias, etc.

Si la posición que tienes en este momento no es la adecuada, tu fuerza no te apoyará, no te acompaña para avanzar. En el eje Acuario-Leo volvemos a lo esencial de nuevo, hemos de encontrar ese equilibrio entre mente y corazón, resolver la tensión y la polaridad mediante la escucha de emociones, escuchar a ese personaje interior que se queja, y a ese personaje interior (subpersonalidad) que tiene la revelación para saber qué hay qué hacer, cuándo y hacia dónde dirigir la energía ahora y con quién.
Miramos hacia el punto vacío, hacia Tauro, para acudir a la Naturaleza en busca de renovación de fuerzas, para saber que hemos de ser pacientes y perseverantes, y que hemos de disfrutar con lo que hacemos y cómo lo hacemos, poniendo el toque original, único.
También aprendemos a actuar con tolerancia, a fomentar lo que estimula nuestra creatividad y la alegría interior.
Vemos la tensión entre Leo y Escorpio, entre el fuego y el agua que se extinguen mutuamente en un exceso de control mutuo. ¿Demasiada autosuficiencia y orgullo? Esto lleva al aislamiento. ¿Demasiada emotividad? Esto conduce a un vacío de fuerzas para actuar o a un excesivo autocontrol de las mismas que producen enfermedades auto inmunes.

Marte quiere aportarnos el desarrollo de fortaleza interior, de permanecer en nuestro centro para ser efectivos, lo mundano, lo cotidiano nos puede ayudar a anclarnos, pero si bien el contacto con la tierra y con los asuntos prácticos es imprescindible, no hemos de olvidar nuestras raíces celestiales porque nos quedaríamos sin alimento interior.

Con Júpiter hemos de tener en cuenta no exagerar. Nos hará mucho bien viajar, aprender, todo lo que tenga que ver con enseñanzas metafísicas, energías sutiles va abrirnos a nuevas posibilidades de expansión, no pasajeras, la suerte y la fortuna que te acompañan lleva detrás mucho esfuerzo interior por tu parte, meses, tal vez años de espera, has estado atento a tus pensamientos negativos coercitivos, has estado plantando semillas de optimismos, pensamientos positivos, afirmaciones en conexión con la Luz que eres y la abundancia es tu bendición ahora, sigue entonces con ánimo y felicítate por el camino recorrido.




Y para terminar, un aspecto de Marte retrógrado dentro del plano físico, y estando en Acuario es alto voltaje, puede darse la posibilidad de accidentes, caídas, percances en los que se producen cortes, quemaduras, procesos de inflamación, fiebre, dolor. Por supuesto, como siempre, en la propia carta astral tiene que haber un contacto de Marte con el Sol, por ejemplo, Sol con Urano potenciaría las posibilidades, un Marte en el Ascendente, a lo que se puede sumar un querer hacer demasiadas cosas a la vez, tener demasiadas cosas en la cabeza, preocupaciones, ir despistado, desconectarse del cuerpo físico, por poner algunos ejemplos. Es decir, la personalidad tiene que aprender a utilizar esta energía con conciencia, con atención, conocer cierta inercia a la impaciencia, a ir deprisa, a ir acelerado, a reaccionar con brusquedad, con cólera, con ira, a esto puede inclinar Marte. Todo dependerá de la maestría que uno vaya adquiriendo, aunque hay que ver también si está reprimida la expresión espontánea de Marte y entonces se produce dentro el conflicto y se manifiesta en forma de enfermedad o de percance inesperado. Como siempre, vamos a encontrar el equilibrio, es importante conocerse a uno mismo, y seguramente si llegara a ocurrir esto como llamada de atención de la conciencia, habrá otros aspectos que van a traer revelaciones y ayudas, ya sea que Quirón o Lilith (Luna Negra) intervengan en este momento por tránsito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario