22 junio 2018

La energía de la abundancia



¿Qué hay al otro lado de nuestras carencias?






Para recuperar la confianza en la energía de la abundancia sería suficiente parar nuestra actividad por unos momentos y sentirnos, agradecer a nuestro cuerpo sus funciones de autorregulación cada día, cada segundo. Observar la Naturaleza, cómo crecen flores en cada espacio que el ser humano incluso sepulta con cemento y hormigón.

Sobre todo es importante trabajar nuestra posición del Sol en la Carta Astral, arquetipo que nos lleva a revisar cómo nos sentimos, qué hacemos para mejorar nuestro estado de bienestar interior y cómo cuidamos nuestro cuerpo, nuestros pensamientos, cómo elegimos lo que vemos, las palabras que decimos, dónde, en qué focalizamos la energía mental. El Sol está en relación con nuestro carisma, y este lo vamos formando de acuerdo a cómo nos formamos cada día, y no sólo con conocimientos prácticos, sino con el desarrollo de nuestras cualidades esenciales, nuestros valores, nuestra filosofía de vida.



Júpiter en la Cabala pertenece a la columna de la Misericordia, de la clemencia, que corresponde al amor y la compasión. Júpiter está relacionado con nuestros planes, creencias y aspiraciones, para alcanzar esta "abundancia" seguramente habremos de hacer alguna transformación a este respecto. Júpiter tiene expresión en nuestra vida porque nos permite conectarnos a la fuerza de la confianza, gracias al pensamiento positivo, optimista, y ello requiere de prudencia como cualidad, incremento de la expresión de la bondad, la empatía, que nos salva del egoísmo para desarrollar humildad, también en relación con este planeta.

Nuestros deseos, Luna, no siempre están en consonancia con la Sabiduría, que alcanzamos gracias a Saturno y el trabajo que implica madurar y ser conscientes de posibles apegos dañinos: como sostener relaciones inadecuadas, sin amor, hacia uno mismo o hacia y de los demás.

Generar abundancia el campo económico, laboral, en las relaciones afectivas, en las obras creativas, en la calidad de la salud, en consonancia con la realidad etérica, metafísica, me lleva a aplicarme y prestar atención a qué estoy pensando y haciendo, y cómo. También entonces tenemos como aliada a la denominada Luna negra, Lilith, un punto de espiritualización en nuestra carta astral porque tiene un polo de expresión que facilita responder a la llamada del alma, así podemos caminar hacia estados de plenitud porque estaremos conectados a la Fuente-Amor.





En el Taller de Abundancia y Conexión angélica del próximo 7 de julio daré claves para favorecer la armonización de los 4 elementos en nuestra carta astral, tanto por exceso como por carencia pueden interferir. Será esencial también trabajar, astrosanación, las cuadraturas y las oposiciones de manera que recibamos su estímulo para movilizar los trígonos y los sextiles y no quedarnos parados y apáticos, perezosos, pero sanemos las interferencias para seguir avanzando con alegría y sintiéndonos, sabiéndonos y disfrutando de lo que llamamos buena “suerte”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario