30 mayo 2018

Aspectos planetarios: el quincuncio



Tanto en esta Luna Llena que corresponde a la  mitad del ciclo lunar del mes, como en la Luna Nueva, principio del ciclo, observamos el aspecto de quincuncio.
En la Luna Nueva en Tauro del 15 de mayo Venus, planeta regente de Tauro, estaba en quincuncio con Plutón, y en la Luna Llena el Sol está en quincuncio con Saturno y la Luna en quincuncio con Venus.
Tauro nos invita a estar tranquilos, centrados, en equilibrio, hacia dentro, tenemos en cuenta que es una energía de connotación yin.






Este aspecto, miremos también si se presenta en la propia Carta Astral y qué planetas y Casas vincula, favorece el desarrollo de la voluntad.

Es un aspecto denominado “saturnino” porque su energía nos permite desarrollar mayor responsabilidad, puede que para comprender alguna cuestión, para tomar conciencia, y esto lo vamos a poder  lograr reconociendo los propios talentos, sintiéndonos satisfechos y gozosos de lo que con ellos podemos no sólo aportar a nuestra vida, sino cómo podemos repercutir en la vida de otras personas positivamente, conectando con lo que en nosotros es diferente, original, genuino, y esto nos permite acercarnos y permitir que germine la energía uraniana que nos caracteriza.

La energía que se moviliza nos permite recabar información y guarda relación con la memoria, por tanto con la capacidad de recordar.


Autor de la foto: Carlos Ramón Bonilla


La dinámica de este aspecto produce en la conciencia vivir con los sentidos despiertos, mayor agudeza, perspicacia, se relaciona entonces con la cualidad Mutable, y hemos de moderar el impacto que causa en nuestra naturaleza humana porque si no lo canalizamos bien, si la insatisfacción nos inclina a preocupamos u obsesionamos con algo, la consecuencia es que se puede producir insomnio. Como decía D. Rudhyar podemos tomar conciencia de nuestras resistencias y defectos y a partir de entonces mejorarnos a nosotros mismos. Recapacitamos acerca de nuestras experiencias y planificamos cómo rectificar, qué cambios hemos de realizar para mejorar, para sanar nuestra mente, nuestra vida emocional; y, desde el conocimiento astrológico de los símbolos y arquetipos en relación a los planetas implicados, vivir su expresión de una manera más positiva, utilizando el poder de la creatividad y de transformación que nos permite vivir con amor: empatizar y favorecer el bien común. Lo que es innato a nuestra naturaleza vital siempre es el cambio, el crecimiento y la expansión (Luna Llena en Sagitario).




Durante este ciclo de Luna Nueva sigamos desarrollando la paciencia, la constancia, la confianza, ver las posibilidades, en este juego de la vida conviene actuar y luego esperar, permitir a la semilla crecer, habrá desbloqueos y avances repentinos e inesperados cuando estemos en la relajación, en el desapego, sencillamente disfrutando de estar aquí y ahora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario