30 marzo 2018

Luna Llena 31 de marzo 2018




“El hombre proyecta en el mundo externo
lo que él es potencialmente,
sin por tanto saberlo,
con el fin de descubrir y actualizar
lo que él es interiormente capaz de ser.”

Dane Rudhyar, “La dimension galactique de l’astrologie”.


En esta Luna Llena de Pascua destaca Mercurio, al estar muy cerquita del Sol, apenas a 2º, en su posición actual de retrogradación, y en oposición a la Luna. Al ser la segunda Luna Llena del mes se la denomina también “Luna Azul”.

Mercurio, además, el día 15 de este mes alcanzó su punto más alto sobre el horizonte, la mayor elongación, lo que hizo posible que podamos verlo mejor por la noche.






Estos días son importantes para que podamos recibir información adecuada para seguir aprendiendo a trabajar y vivir nuestras emociones, se trata de encontrar nuevas pautas y técnicas que favorezcan un mayor equilibrio y el aprovechamiento de esta fuerza emotiva para canalizarla por vías más adecuadas. Tal vez hemos de intentar interiorizar y no dispersarnos en el hablar, encontrar un justo equilibrio entre el poder expresar siendo espontáneos, ¡el Sol y Mercurio recorren Aries!, pero sin perder el sentido de la mesura –Luna en Libra-, dar espacio a la escucha y a la acogida de las personas de nuestro entorno, con las que participamos y nos encontramos estos días.


Ambas luminarias se enfocan hacia la conjunción Marte-Saturno, en Capricornio, se forma un “triángulo de rendimiento rojo”, también llamada esta figura “T cuadrada”, en este caso Cardinal. Que estará armonizada por el sextil de Marte-Saturno con Neptuno y el trígono en formación con Venus. ¡Hay mucha energía activada en esta lunación y en este día de celebración de fiestas de Pascua! Vamos a intentar hacer una síntesis para aprovechar este flujo energético, y no sólo los signos que pertenecen a la Cruz Cardinal (Aries, Libra, Cáncer y Capricornio, del primer decanato y los del segundo de los primeros grados).


Lo primero es tratar siempre de aprovechar la tensión que surge para hacer algo diferente, afrontar algún miedo, romper inercia, vencer resistencias, dejar algún hábito, superar pereza y comodidad, salir de la rutina, iniciar algo nuevo, desde el centro, con conciencia. El influjo de una lunación no es demasiado amplio, tres días alrededor de la celebración, empezamos hoy a sentir esta fuerza y tal vez hasta el lunes 2 de abril. Entonces son días especiales para entrar dentro y “escuchar”, lo que requiere que hagamos silencio, que nuestra conciencia escuche el “parloteo” de nuestros personajes interiores sin juicio y con comprensión, que es lo mismo que luego podremos ofrecer a los demás, acoger con compasión y mimo, a la vez que con inteligencia creativa e inspiración.


Con la oposición formada entre Aries y Libra estamos aprendiendo otro poquito más, desde la propia mirada al interior para conocerse, a saber colaborar con los demás, a ser flexibles, a mantener las formas de diplomacia y delicadeza, siendo auténticos, sin falsedad, esto vencería la resistencia de la lunación respecto a Marte y Saturno. Colaborar y trabajar en equipo, crear puentes de encuentro y comprensión y ayuda mutua, y disfrutar juntos, pudiendo cada uno expresarse con libertad y autonomía, estamos centrándonos en la Luna y precisamente es tiempo para organizar algo que favorezca una vida social de plenitud desde el sentimiento interior de independencia, de poderse valer por uno mismo, disfrutando de estar juntos y disfrutando de la propia soledad, ambos son aspectos de Aries y de Libra.


Abordando la conjunción hacia la que enfocan las luminarias, Marte-Saturno, aquí tenemos más trabajo para hacer, requerirá tenacidad y atención. Tanto el Sol como la Luna han recogido estas energías. El Sol está en relación a la conciencia, hemos de entender estos dos arquetipos. Empezamos por Marte, en relación con la acción, la agresividad, la virilidad, y que también puede inclinar a la testarudez, a la desconfianza y a actitudes de “machismo”. Ya vemos cómo podemos integrar lo positivo de Marte y cómo lidiar interiormente con sus manifestaciones más complicadas. Saturno, como energía que tiene en cuenta los límites y gusta de organizar, no va tan rápido como Marte, además retenido en Capricornio, ambas fuerza juntas nos facilitan una gran capacidad de trabajo a realizar, aunque a veces creamos que no podemos, y de hecho habremos de medir las fuerzas, estamos insistiendo en que esta lunación implica acción moderada, volver dentro y observar.


Con Marte siempre se puede tender a un ensimismamiento, a centrarlo todo en uno mismo. Esta lunación permite este repaso, sobre todo para personas que tengan al Sol en conjunción con este planeta, que permite una acción prolongada, siempre en movimiento, el liderazgo, tomar iniciativas en el grupo, o por el grupo en su peor expresión, siempre con ganas de intentar algo con mucha fuerza. Ahora en Capricornio, todo esto más contenido, son obras que se  aspiran tengan un largo alcance, una continuidad en el tiempo.





Otras claves de esta Luna Llena:

Aprender a gestionar mejor las emociones y la propia fuerza de iniciativa y voluntad, las capacidades de organización, reconocer los propios límites a este respecto, tener en cuenta en la acción favorecer a otras personas más necesitadas en este momento y apoyarlas con nuestros recursos internos y externos, dialogar, escuchar, seguir aprendiendo en profundidad, y la inspiración del Nodo Norte en Leo, creatividad y apertura de corazón desde la inspiración de las experiencias y vivencias que han incrementado nuestra madurez.


Mercurio es importante en la lunación como principio que nos ayuda a “repolarizar”, gracias a la intervención de fuerzas espirituales y por la bondad de la intervención de la Fuerza Universal, del Amor Supremo, de la Gracia Divina. Este trabajo con y desde la acción de Mercurio es el desarrollo del sentido de discriminación, tras lo cual podremos seguir caminando hacia nuevas experiencias de la realidad con mayor firmeza y concentración.


No hay comentarios:

Publicar un comentario