30 marzo 2018

Luna Llena 31 de marzo 2018




“El hombre proyecta en el mundo externo
lo que él es potencialmente,
sin por tanto saberlo,
con el fin de descubrir y actualizar
lo que él es interiormente capaz de ser.”

Dane Rudhyar, “La dimension galactique de l’astrologie”.


En esta Luna Llena de Pascua destaca Mercurio, al estar muy cerquita del Sol, apenas a 2º, en su posición actual de retrogradación, y en oposición a la Luna. Al ser la segunda Luna Llena del mes se la denomina también “Luna Azul”.

Mercurio, además, el día 15 de este mes alcanzó su punto más alto sobre el horizonte, la mayor elongación, lo que hizo posible que podamos verlo mejor por la noche.






Estos días son importantes para que podamos recibir información adecuada para seguir aprendiendo a trabajar y vivir nuestras emociones, se trata de encontrar nuevas pautas y técnicas que favorezcan un mayor equilibrio y el aprovechamiento de esta fuerza emotiva para canalizarla por vías más adecuadas. Tal vez hemos de intentar interiorizar y no dispersarnos en el hablar, encontrar un justo equilibrio entre el poder expresar siendo espontáneos, ¡el Sol y Mercurio recorren Aries!, pero sin perder el sentido de la mesura –Luna en Libra-, dar espacio a la escucha y a la acogida de las personas de nuestro entorno, con las que participamos y nos encontramos estos días.


Ambas luminarias se enfocan hacia la conjunción Marte-Saturno, en Capricornio, se forma un “triángulo de rendimiento rojo”, también llamada esta figura “T cuadrada”, en este caso Cardinal. Que estará armonizada por el sextil de Marte-Saturno con Neptuno y el trígono en formación con Venus. ¡Hay mucha energía activada en esta lunación y en este día de celebración de fiestas de Pascua! Vamos a intentar hacer una síntesis para aprovechar este flujo energético, y no sólo los signos que pertenecen a la Cruz Cardinal (Aries, Libra, Cáncer y Capricornio, del primer decanato y los del segundo de los primeros grados).


Lo primero es tratar siempre de aprovechar la tensión que surge para hacer algo diferente, afrontar algún miedo, romper inercia, vencer resistencias, dejar algún hábito, superar pereza y comodidad, salir de la rutina, iniciar algo nuevo, desde el centro, con conciencia. El influjo de una lunación no es demasiado amplio, tres días alrededor de la celebración, empezamos hoy a sentir esta fuerza y tal vez hasta el lunes 2 de abril. Entonces son días especiales para entrar dentro y “escuchar”, lo que requiere que hagamos silencio, que nuestra conciencia escuche el “parloteo” de nuestros personajes interiores sin juicio y con comprensión, que es lo mismo que luego podremos ofrecer a los demás, acoger con compasión y mimo, a la vez que con inteligencia creativa e inspiración.


Con la oposición formada entre Aries y Libra estamos aprendiendo otro poquito más, desde la propia mirada al interior para conocerse, a saber colaborar con los demás, a ser flexibles, a mantener las formas de diplomacia y delicadeza, siendo auténticos, sin falsedad, esto vencería la resistencia de la lunación respecto a Marte y Saturno. Colaborar y trabajar en equipo, crear puentes de encuentro y comprensión y ayuda mutua, y disfrutar juntos, pudiendo cada uno expresarse con libertad y autonomía, estamos centrándonos en la Luna y precisamente es tiempo para organizar algo que favorezca una vida social de plenitud desde el sentimiento interior de independencia, de poderse valer por uno mismo, disfrutando de estar juntos y disfrutando de la propia soledad, ambos son aspectos de Aries y de Libra.


Abordando la conjunción hacia la que enfocan las luminarias, Marte-Saturno, aquí tenemos más trabajo para hacer, requerirá tenacidad y atención. Tanto el Sol como la Luna han recogido estas energías. El Sol está en relación a la conciencia, hemos de entender estos dos arquetipos. Empezamos por Marte, en relación con la acción, la agresividad, la virilidad, y que también puede inclinar a la testarudez, a la desconfianza y a actitudes de “machismo”. Ya vemos cómo podemos integrar lo positivo de Marte y cómo lidiar interiormente con sus manifestaciones más complicadas. Saturno, como energía que tiene en cuenta los límites y gusta de organizar, no va tan rápido como Marte, además retenido en Capricornio, ambas fuerza juntas nos facilitan una gran capacidad de trabajo a realizar, aunque a veces creamos que no podemos, y de hecho habremos de medir las fuerzas, estamos insistiendo en que esta lunación implica acción moderada, volver dentro y observar.


Con Marte siempre se puede tender a un ensimismamiento, a centrarlo todo en uno mismo. Esta lunación permite este repaso, sobre todo para personas que tengan al Sol en conjunción con este planeta, que permite una acción prolongada, siempre en movimiento, el liderazgo, tomar iniciativas en el grupo, o por el grupo en su peor expresión, siempre con ganas de intentar algo con mucha fuerza. Ahora en Capricornio, todo esto más contenido, son obras que se  aspiran tengan un largo alcance, una continuidad en el tiempo.





Otras claves de esta Luna Llena:

Aprender a gestionar mejor las emociones y la propia fuerza de iniciativa y voluntad, las capacidades de organización, reconocer los propios límites a este respecto, tener en cuenta en la acción favorecer a otras personas más necesitadas en este momento y apoyarlas con nuestros recursos internos y externos, dialogar, escuchar, seguir aprendiendo en profundidad, y la inspiración del Nodo Norte en Leo, creatividad y apertura de corazón desde la inspiración de las experiencias y vivencias que han incrementado nuestra madurez.


Mercurio es importante en la lunación como principio que nos ayuda a “repolarizar”, gracias a la intervención de fuerzas espirituales y por la bondad de la intervención de la Fuerza Universal, del Amor Supremo, de la Gracia Divina. Este trabajo con y desde la acción de Mercurio es el desarrollo del sentido de discriminación, tras lo cual podremos seguir caminando hacia nuevas experiencias de la realidad con mayor firmeza y concentración.


20 marzo 2018

Equinoccio de Primavera - Hemisferio Norte



Entra el Sol en el signo de Aries.

¡Felicidades a todas las personas que celebran y van a celebran su cumpleaños en las próximas semanas!

Esta energía de impulso ascendente la vemos moderada al estar Marte, rige a Aries, transitando el signo de Tierra Cardinal de Capricornio, y acercándose a Saturno. También la Luna está en Tierra, Fija, en el signo de Tauro, en aspecto a Marte y a Saturno.





Tal vez la palabra que me viene al observar estas posiciones es IMPULSO MODERADO. Hay una tendencia a la mesura, a ponderar las opciones que tenemos por delante, los proyectos a la hora de iniciar nuevos caminos, es importante una buena organización, asumir responsabilidad y compromiso, aprender a utilizar la energía con sabiduría y madurez. Lo que cuenta no son las prisas locas por manifestarse, sino aprender y esperar a estar bien preparado para actuar con eficacia. Sin olvidar una buena conexión con las propias emociones y sentimientos, siendo conscientes de si nos influyen a la hora de dar un paso, o no darlo, y entonces actuar con mayor libertad. Vamos a poder hacer muchísimas cosas, vemos 4 planetas en Aries, un signo que ahora vive muchos acontecimientos, piensa, siente, ha de ser con lucidez. Y lo mismo los planetas que tengamos cada uno en Aries. Asimismo, los signos de Libra, Cáncer y Capricornio, corresponden a la Cruz Cardinal, están involucrados.

Venus rige al signo donde está la Luna en este Equinoccio, y está en Aries en conjunción con Mercurio, y caminando hacia Urano, en cuadratura con Plutón.


Cada momento, cada iniciativa, cada acto hemos de saber degustarlo con todo nuestro ser físico, podemos economizar energía, con lo cual nos desgastaremos menos, y saber escoger entre aquello que sea más útil. Habremos de saber parar y cuidarnos, ocuparnos de lo que nutre a nuestro ser físico. Y, a pesar de esta moderación, no quedarnos parados ni bloqueados, hemos de seguir informándonos y formándonos para seguir avanzando adecuadamente, sabiendo que en todo lo que hagamos siempre podemos revisar qué hay que innovar, qué sé, siento, qué he de cortar, elegir para transformarme y para transformar mi realidad inmediata.

No podemos olvidarnos de la Luna nueva del pasado sábado 17 de este mes, porque tenemos indicaciones complementarias.




Recibamos esta energía durante el nuevo ciclo, las próximas semanas bajo esta lunación, y propongámonos dominar nosotros el ritmo, moderarlo, pongamos atención en el equilibrio, al fin y al cabo aún estamos tratando con la energía de Piscis, que implica mucha sensibilidad y emotividad, y sabemos que para mantener el sistema linfático limpio y el inmunológico alto y fuerte, es necesario sentirnos con el corazón alegre y en actitud apertura, de amor.

Si nos centramos en uno de los regentes de PISCIS, Júpiter, estaba en trígono a las luminarias y en sextil a Plutón -y éste a las luminarias: pequeño gran trígono.

A veces estamos bloqueados en una de las áreas de nuestra vida, aunque posiblemente con un pequeño cambio de perspectiva desde el propio autoconocimiento podríamos abrirnos a esas nuevas posibilidades hacia las cuales quiere encaminarse nuestra alma y así favorecemos la realización de nuestro proyecto de vida actual.




El otro regente de Piscis en la Luna Nueva, Neptuno, permanecía aislado de la figura de aspectos. Podemos así reparar en revisar nuestros sentimientos de víctima o de salvador en situaciones concretas; podemos caer en la cuenta de cuánto aún hemos de trabajar sentimientos de abandono o de culpa y si tiñen nuestras decisiones oprimiéndonos. Y como semilla que nos inspira, podemos conectar con esta fuerza arquetípica de modo que absorbamos y actualicemos en nuestra vida esta energía, que favorece los proceses de transmutación que nos propone Plutón focal en la figura azul en la lunación, mediante el perdón, sabiendo que somos parte de la unidad –la raza humana, todos los seres vivos del Universo- y que con nuestra inteligencia amorosa participamos en la creación de la Nueva Tierra, donde siempre habrá bienestar y alegría para todos y cada uno de sus habitantes. Los grandes ideales siempre han hecho posible que a través de sueños y visiones la humanidad pueda emprender altos vuelos, los que permite su ser transcendental, su alma inmortal.

Revise cada uno en qué casa ocurrió la Luna Nueva y ahora la celebración del Equinoccio de Primavera en el hemisferio Norte, así encontrará todos los matices personales para entender estos nuevos caminos que se abren ante cada uno de nosotros.

01 marzo 2018

Luna Llena en Virgo: 2 de marzo 2018


Eje Virgo-Piscis

Empezamos el mes de la primavera con la Luna Llena en Virgo, a 11º, lo que nos permite conectarnos con las energías de Virgo y de Piscis, además en profundidad porque el Sol conjunta al regente de este último signo. Ambas luminarias han recogido las energías de Saturno (Luna en trígono, Sol en sextil).






Es poquito el tiempo que influyen las lunaciones, pero podemos aprovechar esta durante el fin de semana, y ya la estamos sintiendo, para ocuparnos bien de tareas prácticas de limpieza y organización, como a los aspectos más profundos del bienestar de nuestra psique y del alma, lo ideal sería combinar ambas tendencias como ocurre en toda oposición, evitemos polarizarnos y trabajemos el equilibrio, ni todo es blanco, ni todo es negro, disfrutemos de la escala de grises. Creo que será muy oportuno aprovechar para impulsar cambios importantes, no compulsivos e irreflexivos, sino sutiles y potentes, utilizar la energía para avanzar y romper cristalizaciones respecto a esquemas mentales, tener el propósito de ampliar la visión interior para crear nuevas realidades, y aceptar los cambios que nos llegan aprovechándolos como si fueran bendiciones.

Esta Luna Llena es una buena combinación de lógica y razón con fantasía e imaginación, podemos combinar nuestra inteligencia y nuestra intuición, ser conscientes de la realidad y del presente a la vez que podremos sentir y vivir otras energías invisibles, comunicar con planos de manifestación energética que están deseando contribuir a la disolución de estructuras limitadoras, a la transformación de pensamientos y valores que impidan nuestro crecimiento y expansión más elevada, mayor riqueza y abundancia en diferentes niveles. La energía sigue al pensamiento. Júpiter estará retrógrado el próximo y cercano día 9 de marzo en el grado 23 de Escorpio, llega un tiempo de interiorización y planificación de este arquetipo planetario y de su signo, las energías del octavo signo del horóscopo nos permiten sintonizar con nuestra capacidad de regeneración, renacer.





La energía de Virgo nos permite analizar, discriminar, ver los detalles, separar, dividir, por eso ahora sería oportuno toda tarea de preparación de documentos en la versión intelectual, o en tareas prácticas domésticas pendientes. Sin embargo, no podemos volcarnos exclusivamente en uno u otro bando, porque así viviríamos en la tensión y el desgaste; habremos de equilibrar ocupándonos de lo que le gusta a Piscis, unir, la paz interior que nos llega cuando conectamos con la vida, y esta conexión nos lleva más allá de nuestros propios intereses, a veces egoístas, podemos disponer de fuerzas mucho más fuertes y sabias no sólo para nuestros intereses, sino para ayudar a otras personas.