24 febrero 2018

Astrología y sanación: Posición de la Luna en los signos

Patologías, crisis de salud, asociadas a la posición de la LUNA en los signos al nacer.


La Luna rige algunas de las manifestaciones de nuestras enfermedades, ya que refleja nuestra vida emocional, nuestra inclinación particular a la hora de relacionarnos, de acercarnos a los demás, por simpatía, o de “sufrir” o responder, de reaccionar internamente ante los demás, por antipatía.

En todo caso, nos cuestiona acerca de cómo nos relacionamos con el entorno de manera instintiva, defensiva en muchas ocasiones, y ello nos puede ayudar a tomar conciencia y orientar nuestra conducta, nuestra respuesta espontánea, que no siempre es adecuada para mantener nuestro equilibrio si la sostenemos insconscientemente, sin entendernos mejor.

De esta manera podemos escuchar nuestro “sentir”, aceptarlo, pero desde nuestro centro, desde una toma de conciencia, aprendiendo a elegir entonces reacciones más saludables. Lo que nos lleva al autoconocimiento y al trabajo personal evolutivo.

Así, tenemos, repasando posiciones y somatizaciones reales observadas a lo largo de estos años de práctica en consulta, aunque también se apoyan con la posición del Sol, no sólo en signo, también he verificado según posición en casas; y debido a aspectos planetarios y a la posición del Ascendente.

Luna en Aries: enfermedades hepáticas y renales, inflamación del hígado, ¡es un signo de Fuego!, acción e impulso. Contribuye a mantener el equilibrio: calmar, relajar, trabajar respuestas más pacientes, impulsar en personas cercanas pautas que les conduzcan a vivir desde una mayor libertad interior.

Luna en Tauro: enfermedades del vientre, es un signo de Tierra, rige el principio de asimilación. Contribuye a mantener el equilibrio: atreverse con los cambios, aceptar lo inesperado, compartir con generosidad, ejercicio moderado.

Luna en Géminis: enfermedades nerviosas, es un signo de Aire, pensar. Reumatismo, neuralgias en brazos y hombros. Contribuye a mantener el equilibrio: relajación, estudiar tranquilamente y compartir los conocimientos si surge en el entorno inmediato, ejercicios de "escucha" desde el propio silencio interior.

Luna en Cáncer: afecciones gástricas. Es un signo del Agua, digerir, asimilar desde el sentir. Contribuye a mantener el equilibrio: expresar lo que se siente de manera adecuada en el día a día, reconocer lo que molesta fuera de uno, aceptarlo, relativizar, visualizar la propia fortaleza interior y nutrir a otras personas con problemas  de soledad.

Luna en Leo: trastornos circulatorios. Hipertensión, jaquecas. Afecciones en el plexo solar y órganos inervados por este sistema. Signo de Fuego al que puede ayudar para mantener el equilibrio: relajación, ampliar la visión de la realidad exterior y trabajar la tolerancia, la humildad; expresar la propia creatividad y favorecer la de personas cercanas.

Luna en Virgo: los trastornos nerviosos –es un signo de Tierra, asimilación- pueden producir los del aparato digestivo, sobre todo afectando a los intestinos; la disentería como enfermedad grave. Contribuye a mantener el equilibrio: relajación, aceptación de la diversidad y de la imperfección, expresar, buscar alegrías en la vida cotidiana sencillas, relajación.

Luna en Libra: enfermedad de órganos internos, intestino grueso y aparato excretor, riñón y suprarrenales. Signo de Aire en búsqueda del equilibrio. Contribuye a mantener el equilibrio: moderar las reacciones excesivas ante las situaciones que producen malestar, aceptar los cambios y vivirlos como una aventura más de la vida, cooperar.

Luna en Escorpio: órganos sexuales, recto, enfermedades del abdomen, envenenamiento de la sangre, enfermedades de vejiga. Signo de Agua, la gran fuerza de la emotividad. Contribuye a mantener el equilibrio: no apegarse al propio sentir, buscar diferentes puntos de vista para entender lo que se vive, tomar distancia, relativizar, aceptar, ayudar a otros a superar crisis fuertes, relajación.

Luna en Sagitario: alteraciones en la sangre. Reacciones de tipo alérgico del hígado. Problemas de piel. Signo de Fuego, impaciencia. Contribuye a mantener el equilibrio: desarrollar tolerancia y moderación en todo, compartir, relajación.

Luna en Capricornio: trastornos gástricos por reflejo de Cáncer. Enfriamiento. Signo de Tierra, lentitud. Contribuye a mantener el equilibrio: evitar querer controlarlo todo, aceptar los fallos y equivocaciones, entusiasmarse por pequeñas cosas de la rutina, moderación en el trabajo y las metas.

Luna en Acuario: dolencias nerviosas –signo de Aire-, afecciones en los tobillos: esguinces. Afecciones en el cuello: tortícolis. Calambres. Contribuye a mantener el equilibrio: relajación, desarrollo de la expresión de la creatividad, desarrollar paciencia, colaborar.

Luna en Piscis: problemas en los pies, por reflejo de Virgo, en el abdomen. Perturbación en la sangre. Signo de Agua, sentir. Contribuye a mantener el equilibrio: relajación, aceptar pequeñas responsabilidades, contacto con la Tierra, la realidad; llevar alguna rutina, expresar de manera plástica el mundo interior con libertad, ayudar.



Hay muchas otras manifestaciones, pero en esta ocasión sólo he querido anotar las que ha podido verificar en estos últimos tiempos, y para no alargar ahora este estudio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario