04 octubre 2017

Un gran sanador del siglo XX

Hermano Sol,
Hermana Luna y hermanas estrellas,
Hermano fuego,
Hermana nuestra madre tierra.


Hoy es la fiesta de un personaje histórico que me es muy querido, también lo era y lo es para algunas personas de mi entorno, lo es por su famoso Cántico a las criaturas, una bella oración poética del santo de Asís, San Francisco, fundador de la orden de los franciscanos y nacido nada menos que en el año 1182 (en algunos aspectos parece que la raza humana no ha evolucionado mucho desde entonces, pero no perdamos la esperanza). Algunas fuentes indican que nació un 5 de julio (con el Sol en Cáncer). ¡Y cómo no voy a ser amiga de San Francisco si siempre le tengo presente para cuidar a nuestros queridos seres alados y peludines de la familia!


De la Familia Franciscana nace la Orden Religiosa de los Capuchinos, y en una ocasión paseando por Salamanca descubrí la Capilla de San Francisco, cerquita de El Campo de San Francisco, un parque donde se erige una escultura del santo. Esta capilla pertenece hoy en día a los Capuchinos, captó mi atención en la puerta de entrada la imagen de un hombre mayor con barba vestido de hábito, le hice una foto y después leí que era el Padre Pio de Pietrelcina, ya canonizado, y que había fallecido el mismo día –de diferente año- en que nació mi madre, un 23 de septiembre, que es cuando se celebra su fiesta. Una imagen, un lugar, una fecha, algo nos llama la atención del alma, hay un mensaje especial si escuchamos, están esas líneas invisibles de confraternización entre el ser de luz que somos y otros seres de luz en otros planos que dejaron una bella huella en la Tierra.

¿Quién era el Padre Pio? ¿Qué mensaje especial podemos recoger en nuestros momentos actuales y cómo entenderle desde la luz de la Astrología? Los arquetipos son universales, y los vamos a encontrar en la religión, en la cultura, etc.



Su nombre al nacer era Francisco (también mi abuelo materno llevaba ese nombre, y lo lleva uno de mis hermanos) Forgione, nació en Pietrelcina (Italia) el 25/05/1887 y falleció el 23/09/1968. Una larga vida teniendo en cuenta que su existencia transcurrió entre dos grandes guerras y cuya salud no pareció ser en absoluto muy estable.

Nace con el Sol (en Astrología representa el corazón, la vitalidad) en Géminis, uno de sus padecimientos físicos fue precisamente de pulmones,  se llegó a temer que padeciera tuberculosis debido a infecciones en el pulmón, fiebres -Marte está vinculado, aunque le dota, por otra parte, de ese aspecto emprendedor, activo, es el arquetipo del líder, del guerrero espiritual- pero los síntomas aparecían y desaparecían repentinamente –Urano está implicado también por aspecto-; además parece ser que padeció alguna neumonía. Sistema respiratorio activo y delicado en consonancia con este signo de Aire. Mercurio (el regente del Sol) está en Géminis en conjunción a Marte, Neptuno y Plutón, un intenso y potente stellium. Con Neptuno diríamos que la personalidad tiende a la empatía extrema, a la sensibilidad nerviosa y emocional, a la ternura, pero Marte y Plutón dan rasgos al carácter de fuerte temperamento, puede haber más tendencia a la rabia, a la ira, a la acción apasionada. Todo eso puede convivir en una misma persona, por supuesto, y depende de cada uno ir domando y modelando estas fuerzas internas de manera adecuada, como lo hizo él.

Nos damos cuenta de cómo el Sol (el yo mental) se impregna de estas fuerzas transpersonales de Neptuno y de Plutón, pero además está en trígono con Urano, con quien también lo está Venus. El Nodo Norte se sitúa en el signo de Fuego de Leo. Y puede que la Luna estuviera también en aspecto con los tres planetas transpersonales mencionados, hay una fuente que nos da como hora de nacimiento las 17:00 p.m. Se sitúa así la Luna en Cáncer, un signo que sí puede confirmar este grado de popularidad y el carisma del Padre Pío, cómo era querido en su entorno, aunque también envidiado y, por tanto, odiado. Esta posición de la Luna estaría en relación con los miles de personas a quienes atendió a lo largo de su vida religiosa, más allá de sus fuerzas, permitiendo así que la “Gracia” se revelase a través de su persona, con todos los defectos que pudiera tener, y con sus muchas virtudes, al menos la voluntad dispuesta para su desarrollo y expansión. Y en la gran familia que para el Padre Pío era la Iglesia, además del cariño hacia sus parientes, él mismo se convirtió en una pequeña casa de Dios que acogía a cuantos querían acercarse a él, a pesar de su desfallecimiento. Es evidente que en muchas ocasiones nos mantiene vivos y fuertes algo mucho más importante que el alimento físico, porque nuestros orígenes no están exclusivamente anclados en la Tierra.







La cercanía del Mercurio con su Sol en Géminis otorga a su carácter esas cualidades descritas por sus compañeros de la Orden: humor, elocuencia, que venía muy bien a la intensidad y espíritu reflexivo al que inclina la energía de Plutón, y a la reserva, sensibilidad, emotividad, timidez y silencio favorecidas por Neptuno, así como el misticismo de su alma. Estos dos planetas favorecen su entrega total a sus creencias religiosas, al sacrificio extremo, a la elección que hizo de elegir el sufrimiento propio para salvar a otras almas, la inmolación, a la identificación total con Cristo y su pasión, con algo más Grande y Poderoso que él mismo y a quien servir enteramente con su cuerpo, su mente, su vida, su corazón, su alma; así pudo encontrar en la oración –y por eso su énfasis en recomendarla- un camino de unión y alimento para todo su ser, así fue encontrando y dándole sentido a su vida y a los sufrimientos debidos a la frágil salud que tuvo (falta Fuego en su carta de nacimiento, en Tierra sólo tiene a Marte en el resistente signo de Tauro, unido a otros aspectos mencionados, como el stellium, donde están implicados Plutón-Marte-Neptuno con el Sol en Géminis). Como siempre, hemos de respetar en cada momento las elecciones de almas como estas que van a destacar muy a pesar suyo, que van a alcanzar la celebridad para cuestionarnos muchas de nuestras formas de vivir y de actuar, y que merecen nuestro respeto, al menos si no es un acercamiento afectuoso e interesado, sí neutral. Son almas que nos ofrecen otras alternativas a través de sus experiencias tan extremas y difíciles, a algunos les pueden parecer inapropiadas o inútiles, pero son elegidas desde su libertad y sabiduría.


El valeroso carácter y temperamento del Padre Pío queda recogido muy bien en la obra de Joachim Bouflet, Padre Pío: De la condena del Santo Oficio al esplendor de la verdad, a través de documentos, de los testimonios de sus hermanos con quien siempre fue muy fraterno (la influencia de Urano no estaba en vano).


Los tres planetas transpersonales en contacto con su Sol, Luna, Mercurio, Venus y Marte favorecen  la manifestación de algunas de las peculiaridades del Padre Pío, ya he mencionado más arriba algunas. He aquí otras cualidades de estas energías expresadas en su persona:

Taumaturgo.
Bilocación, en 1905 la primera.
Estigmas, en 1918, parece ser que estaba muy débil (Marte oposición Sol y Mercurio y el propio Marte; Saturno y Urano cuadratura Marte; Plutón conjunción Luna; Sol progresado en Cáncer en conjunción Luna; Marte conjunción Quirón), se estaba reponiendo de una grave gripe, y a la vez ocurrió el fallecimiento de su hermana Felicita y su hijo. Antes de morir desaparecieron los estigmas sin dejar rastro.
Tenía clarividencia, el don de la profecía.
Tuvo visiones y éxtasis.

Pero también sufrió de aislamiento por obediencia, la humildad es una gran cualidad, de 1923 a 1933: Plutón seguía en contacto con la Luna, y ya con Venus; evidentemente Neptuno señala mucho la soledad, el retiro, elegido, a veces impuesto por circunstancias, en su caso por sus dones más extraordinarios, que algunos juzgaron en vida del Padre Pío que eran debidos a su fuerza psíquica, sin duda era grande, así sus planetas examinados. ¡Lástima que no haya más personas con estos poderes llamados en aquel momento “no sobrenaturales”, en el mundo habría menos sufrimiento y más amor,  más alegría. Y el caso es que uno se pregunta por qué, no siendo sobrenatural, todos los nacidos en el mismo momento que el Padre Pío, con los mismos aspectos, no estaban haciendo y viviendo lo mismo. Ciertamente, hay algo que se le escapa a la mentalidad exclusivamente científica y racional. Tal como invita Júpiter y Sagitario, es necesaria la expansión, la apertura.


Fundó grupos de oración cuando en 1942 (Plutón en sextil a su Sol, Neptuno en contacto con Sol, Luna, Mercurio y Marte; Urano conjunción Sol y Mercurio; Sol progresado todavía en Cáncer) el Papa Pio XII lo sugirió, después de la Segunda Guerra Mundial.


Fundó el hospital “Casa alivio del sufrimiento”. Proyectado en 1940. Su inauguración acaeció en mayo de 1956 (Plutón en contacto con su Sol, Mercurio y Marte; Neptuno conjunción Júpiter; Urano sextil Sol; Saturno en contacto con Sol, Mercurio, Marte; Sol progresado en Leo). Pero a partir de 1959 se le quitó la administración, decisión tomada por la Iglesia debida a la envidia y a las falsas calumnias contra él. Para el Padre Pío fue, una vez más, una época difícil entre 1960/1964.

Su cadáver fue exhumado incorrupto en marzo de 2009.


Creo que algo muy evidente respecto al mensaje del Padre Pío es que fue auténtico, que fue como se dice hoy en día “él mismo”, siguió su voz interior de manera que llevó una vida coherente. ¡Casi nada! ¿Verdad? Una buena inspiración para "volar en la Tierra".

No hay comentarios:

Publicar un comentario