06 octubre 2017

Luna llena octubre 2017: regeneración

Sentimos intensamente al mirar al cielo la potencia de esta Luna llena (ayer) que todavía durante unos días nos puede influir, a unos más que a otros, pero evidentemente a las masas (si se forman) en alto grado, somos más del 70% agua. Si nos fijamos, no hay planetas en signos fijos (Tauro, Leo, Escorpio, Acuario), y tan sólo Neptuno está en un signo de Agua, en su domicilio, en Piscis.

Los signos fijos son los que nos facilitan la estabilidad, la confianza en uno mismo, pero también hay una inclinación a la intolerancia, la falta de adaptación, la mezquindad, el comportamiento terco. Habremos de buscar el equilibrio respecto a esta modalidad expresada en la Cruz Fija.






El agua está relacionada con la emoción y el sentimiento, y para poder entender estas energías tan intensas (por estar Plutón implicado) habremos de mantener esta cualidad, empatía, ternura, sentimiento de la unidad en la comunidad (pareja, familia, vecinos, patria, mundo, universo), pero hacer como el águila y tomar distancia, subir la vibración, alejarnos de todo lo que nos ocurre y ocurre en el entorno, momentos de silencio para escuchar la voz de la sabiduría, del alma. Sólo ascendiendo, elevando el vuelo, podremos tener una visión de conjunto adecuada para implicarnos, tomar decisiones y utilizar las energías para este proceso de transmutación, llegar al fondo y luego, impulsados, resurgir.


¿Qué hay que hacer que por pereza e inercia no hice y valoro? Este sería el diálogo entre Venus, Marte y Saturno, entre Virgo y Sagitario ahora. Serán días en los que muchas personas se habrán de ocupar de hacer gestiones, trámites, preparar documentación. Es momento de diálogo, intercambios, comunicación, y será aconsejable evitar tensión excesiva, ni angustias ni estrés son buenos amigos, la precipitación y las prisas no van a ser lo ideal justo estos días. Estamos a mitad del ciclo (la Luna nueva fue el pasado 20 de septiembre en Virgo)  tenemos que seguir teniendo presente los rasgos menos positivos de este signo para vivir nuestro día a día, sobre todo en lo que respecta a emociones y sentimientos suscitados por las circunstancias de nuestra vida cotidiana, con la tensión entre Aries y Libra, la virtud y la solución está en encontrar un punto de equilibrio en el medio.
En Virgo desequilibrado podemos encontrar egoísmo, duda, inconstancia, escepticismo, sarcasmo, crítica, intrigas. Pero en su aspecto luminoso y evolutivo encontramos que pueden ser minuciosos, detallistas, humanitarios, hay honestidad, orden, bondad, modestia.

No podemos aún dejar de sentir las energías de los eclipses de Agosto, en el eje Acuario-Leo, con esta Luna llena en el eje Aries-Libra sería imposible, por la resonancia común entre Aries y Acuario en su expresión negativa; y aún se pudiera notar su manifestación en algunas personas de manera no constructiva y exagerada, por lo que hemos de seguir siendo cautos respecto a decisiones, atentos para aprovechar ocasiones, pero sin que la impaciencia, la soberbia nos ciegue. Virgo nos llama de nuevo al orden y al sentido práctico, a tener en cuanta a todos los miembros de nuestra comunidad familiar, social, humana. Lo positivo de Leo es la nobleza y lo positivo de Libra es encontrar caminos que beneficien a todos, sólo habrá que vencer esa tendencia a las prisas, al exceso de individualismo, de rebeldía egoísta que pueden manifestar tanto Aries como Acuario, como arquetipos energéticos que se proyectan en personas que vibren en esta sintonía de “yo, mi”, los excesos se pagan. En todos los ámbitos, personal, familiar, la comunidad, planetario, universo.





En la Luna llena Plutón es el punto focal de la oposición, y está en contacto con Marte (acción, agresión) y con Venus (valores, dinero). A nivel emocional Plutón puede hacer estallar de manera descontrolada y compulsiva la ira reprimida, los deseos inexpresados y no reconocidos de frente, lo más ancestral y primitivo. Cuando Plutón domina puede haber la tendencia al retraimiento, a apartarse, recluirse o aislarse –el peligro es convertirse en poco sociable o inadaptado. Con Plutón hemos de saber canalizar su energía al exterior adecuadamente para que no se vuelva autodestructiva hacia dentro de uno mismo, todo lo que se convierte en obsesión e induce a comportamientos compulsivos habrá de ser transformado adecuadamente, y Plutón tiene esta capacidad, con paciencia, con ingenio, se consiguen procesos de autorregeneración. Y tal como se relaciona Plutón en tensión con Sol, Luna, Mercurio, habrá que ayudar con toda la conciencia despierta y lúcida para canalizar estas energías de manera positiva, creativa y armonizadora, es posible, sólo hace falta voluntad, propósito, lucidez, madurez, seguir manteniendo ese equilibrio entre el Cielo y la Tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario