08 septiembre 2017

Septiembre: Semana de Luna Llena –Mercurio y Plutón Directos.



Mercurio Directo

Este mes de septiembre sólo dos planetas cambian de ritmo: Mercurio, el día 6, y Plutón a finales, el día 29, más adelante conectaremos con este movimiento energético. De momento, para centrarnos en Mercurio, habremos notado su influencia tanto en nuestra mente como en nuestra manera de comunicarnos, tanto a la hora de escuchar como de transmitir; incluso en nuestro sistema nervioso, cada uno con una intensidad distinta, depende de la propia carta astral. Con Mercurio siempre hemos de trabajarnos la serenidad interior, no es fácil cuando hay situaciones y circunstancias difíciles, es el momento de hablar con sinceridad y de escucharnos interiormente, para seguir descubriéndonos en todas nuestras facetas como “experiencia humana”. Creo que podemos también encontrar algún objeto que perdimos, y que si no hemos acabado algún trabajo tanto manual como intelectual, vamos a tener el impulso necesario.

Este cambio de ritmo de Mercurio acontece en plena Luna Llena, este momento en que descubrimos nuestras propias contrariedades, somos conscientes de nuestras tensiones, y lo mismo en nuestras relaciones, nos pide mucha paciencia, comprensión, bondad y generosidad, para no quedarnos en pensamientos de carencia, impotencia. Esta fuerza la vamos a poder trabajar con el sextil que forma la Luna con Plutón y el trígono del Sol con este mismo planeta, que es muy intensa, y tenemos en cuenta a Neptuno. Es cierto que en muchas ocasiones no podemos llegar tan lejos como quisiéramos en nuestros sueños lúcidos, al menos no al ritmo que quisiéramos, pero si nos paramos en el presente, aquí y ahora, hemos de relativizar en cuanto a nuestras prisas, afianzarnos en todo lo que hasta ahora hemos andado, logrado, superado, con la certeza de que seguimos adelante, queremos seguir avanzando, y la frustración no es una buena compañera, nuestro idealismo, sí, y saber, porque siempre es así, que estamos continuamente regenerándonos internamente.


Ciclo de la Luna Nueva – 21 de Agosto



El ciclo empezó en la pasada Luna Nueva, el 21 de Agosto, estamos a mitad de camino. Las relaciones, compartir, colaborar, dar y pedir apoyo es importante. E iremos haciendo cambios necesarios, concienzudamente, evitando tomar decisiones desde la tensión interna, compulsivamente. Si planificamos con sencillez, sin compararnos, si trabajamos con perseverancia, dedicando el tiempo necesario, pero sabiendo descansar y seguir disfrutando en la vida cotidiana con cosita sencillas, buenas compañías, vamos a superar bloqueos.
Tal vez es una época para ver si nos pueden ayudar las flores de Bach, como Larch, para vencer la inercia emocional del “yo no puedo”, y Gentian, para superar esos pensamientos de desánimo ante la “montaña” que nos hemos comprometido a construir. El cambio vibracional que tienen unido a nuestro esfuerzo por mantenernos en equilibrio aportará el resurgir de nuestros recursos y una perspectiva más neutral y positiva.


Luna Llena – 6 de septiembre



Esta Luna Llena nos invita a trabajarnos el diálogo, si empezamos a sentir inquietud y agresividad y nos dejamos llevar por la ira o la rabia, o los nervios, la frustración, el caos, la rigidez, no vamos a adelantar, vamos a estropearlo todo más todavía. Valoremos lo que disfrutamos, y, si ya hemos llegado a un fin de ciclo, cerremos la etapa, o una relación, con comprensión, sabiduría, respeto, cariño.

Gran Trígono en Fuego


Mercurio, Urano y Saturno están en signos de Fuego, sólo Neptuno en Agua (sentimiento, empatía, receptividad, espiritualidad, sanación, adaptación, manipulación), sólo Júpiter en Aire (comunicación, ideas, aprendizaje, filosofía, subjetividad, exceso de ruido mental), ahora ya Marte acompaña al Sol en Virgo (Tierra). Somos conscientes de nuestra emotividad, nos puede desbordar, el sentimentalismo, la añoranza, la tristeza, sentimientos de soledad, y la necesidad de seguir creando -día a día en lo práctico y en los pequeños detalles- junto con otras almas una existencia de paz y abundancia para todos por igual, y las oportunidades nos llegan, a todos, sin excepción. Si conectamos con esta dinámica, vamos a ver resultados con cada paso que demos en los próximos días, sobre todo si hacemos y luchamos no sólo por nuestros objetivos y propósitos, sino ayudando a otros que también están en apuros, pasando necesidades. Es un equilibrio entre dar-recibir, con alegría y con amor. ¡Nos sorprenderemos! ¡La vida siempre nos sorprende porque es un milagro!







No hay comentarios:

Publicar un comentario