16 septiembre 2017

Novilunio de septiembre



¿Qué ocurre durante la Luna Nueva de septiembre 2017?


Respecto a cambios de dirección:

Día 29 de septiembre, viernes: Plutón Directo a 17º de Capricornio.
Importante para las personas con un planeta personal en este grado, sobre todo las luminarias. Pero también para Cáncer, Aries y Libra.



Respecto al reparto de planetas en los 4 elementos:

En esta Luna Nueva de septiembre encontramos a los planetas situados en los signos de la siguiente manera:


Tierra: 6 planetas nada menos: Plutón en Capricornio, con la importancia de su cambio de dirección a finales de mes. Sol y Luna en el grado 27 de Virgo. Y en Virgo también están Venus, Marte y Mercurio. Formando conjunción. En estos días, por tanto, este signo, aunque también los de Tierra algo más en general (Tauro y Capricornio) están teniendo en sus vidas más movimiento: intensidad, noticias, actividad, relaciones, emotividad. Yo diría que aprovechen para realizar ajustes internos, de autorealización y toma de conciencia, respecto a carácter, la propia psico emotividad, y en cuanto a cambios externos que quieran lograr y realizar. Es un buen momento para llegar a acuerdos con mayor entendimiento, dialogando, poder firmar contratos, realizar compras prácticas a buen precio, salir de la rutina, el estancamiento, la comodidad. Eso sí, habrá que hacerlo con delicadeza y respeto, conociendo bien los puntos fuertes los propio Virgo o los que tratemos con Virgo, a veces habrá que hacerles tomar conciencia de los mismos, lo más fácil y lo más complejo que se manifiesta de este signo.



Aire: Júpiter a 25º de Libra, ¡es el único! Señalamos entonces la importancia del signo y del planeta, hasta que entre el Sol en Libra (día 23), la Luna lo hará enseguida.



Fuego: Saturno y Urano.


Agua: Neptuno en el grado 12 de Piscis, también cobra importancia este planeta y el signo, hasta que Júpiter entre en Escorpio, el día 10 de octubre.







Aspectos del Sol y de la Luna:

Van dejando la cuadratura con Saturno, y señalo el quincuncio (partil: comparten el mismo grado) que forman en esta Luna Nueva con Urano en Aries, retrógrado.

Revisamos en qué Casa de nuestra Carta Astral ocurre esta Luna Nueva, porque marca un inicio, una nueva forma de abordar sus asuntos, circunstancias, comprensión. Depende de si en este grado 27 de Virgo tenemos algún planeta. La verdad es que estos días habremos de mirar qué planetas están siendo activados por los tránsitos en Virgo, así como por Plutón. Y también va siendo importante para las personas nacidas bajo el signo de Escorpio, Júpiter se va aproximando.


Con la energía de Virgo hemos de ocuparnos de todo lo que son nuestras circunstancias de la vida corriente, el cuidado de nuestra salud, y plantearnos qué la deteriora y qué hemos de hacer para estar en armonía con nosotros mismos, el entorno, desarrollar “adaptación” en nuestras relaciones interpersonales con los compañeros de trabajo, cómo cuidamos el cuerpo físicos en cuanto horas de acción y descanso. Esto nos facilitará no sufrir enfermedades crónicas en un futuro (Piscis-Casa XII), evitar crearnos situaciones de encierro a todos los niveles, y qué decisiones tomamos en relación a otras personas para no generarnos consecuencias nefastas, causa-efecto, mal karma, enemigos ocultos. Es Tierra, implica cuidado y responsabilidad, los detalles son importantes. Y reflexionar qué es práctico para uno, conectando con el corazón y el alma, no con lo que hace la mayoría, lo que supuestamente se impone porque es “así la sociedad y el mercado”. Todo se puede cambiar, está Urano para recordarnos este potencial, no cumpulsivamente, sino para mejorar con calma.



El quincuncio es la figura que resalta en este Novilunio, hemos de reflexionar acerca de lo verdaderamente importante y prioritario en nuestra vida para expandirnos, llegar a esa meta ideal, cómo lograr esos conocimientos que son básicos para dar sentido a nuestra vida y existencia, atrevernos a activar lo necesario para las experiencias adecuadas a nuestro momento presente. Y es imprescindible la VOLUNTAD. De hecho, miremos si en nuestra Carta Astral se da este aspecto, y entre qué planetas y en qué casas, porque favorece el desarrollo de nuestra voluntad. Tengamos en cuenta nuestros límites en este momento, los de nuestra constitución básica física, el cuerpo, y cómo mejorar para ir un poco más lejos, hasta donde se pueda, sin ansiedad. Tal vez hemos de decir “hasta aquí”, tal vez “no, tal vez “suficiente”, no hemos de contentar al mundo exterior, nunca vamos a agradar a todos por igual. Por eso hemos de aceptarnos y saber cómo dirigir nuestra energía emocional, mental, física para seguir creciendo espiritualmente, y en el mundo práctico.


Es el momento de examinar nuestra “insatisfacción”, la “frustración”, sin descargar en los demás las responsabilidades nuestras. Es tiempo de mejorar uno mismo, de mejorar el entorno todo lo que no corresponde a lo que parece posible y adecuado.


D. Rudhyar (Los aspectos astrológicos) nos dice:

“La insatisfacción que surge del quincuncio constituye un nuevo desarrollo de importancia, porque el verdadero sentido del “yo” comienza entonces a desarrollarse. Estamos mejorando, a partir de nuestras resistencias y defectos para negociar un giro. El quincuncio nos permite afrontar y asimilar las experiencias que tendrán el poder de rectificar y de afinar la expresión de lo que simbolizan los das funciones planetarias implicadas”.



Aquí tenemos en el Novilunio implicados al Sol, la Luna y a Urano. A nivel colectivo, entonces podemos estar participando en este trabajo evolutivo, los altos ideales han de preceder la acción del individuo, los cambios se han de hacer en el respeto de la otra individualidad. Se pueden establecer relaciones basadas en grande ideales y en busca del bien común fraterno, vivir profundamente inspirados por el principio lunar maternal, cuidados y nutrición, la propia, hacia uno mismo, y hacia la colectividad. El bloqueo surge si las permitimos a nuestras emociones dirigir nuestros cambios de manera caótica, o nuestro egoísmo de manera déspota imponer cambios drásticos a los demás.


La falta de Aire nos pide estar atentos a no comportarnos subjetivamente, la falta de Agua a desarrollar más empatía y comprensión y estar atentos para que el sentimentalismo no nos ciegue absurdamente, desarrollemos visión. Con Júpiter hemos de mantenernos optimistas y abrirnos al conocimiento, pero no ser exagerados y perdernos en el placer como cura a la ansiedad y la insatisfacción, pero sí creando situaciones de bienestar interior y exterior para nosotros y los demás. Con Neptuno podemos sintonizar con el Amor Universal, incondicional y desarrollarlo, pero sin crear relaciones adictivas y controladoras.


Es un momento para pedir, porque va a llegar de sobra, información para comprender los cambios que hemos hecho, y los que queremos hacer, las situaciones que hemos vivido, las relaciones y sus crisis y momentos difíciles. Se puede mejorar mucho en diversos aspectos prácticos (Virgo), personales y sociales (Júpiter) si nos mantenemos lúcidos y predispuestos a cooperar y ser flexibles, buscando la armonía para todos, este es el principio de Libra (Júpiter). Como siempre, será clave la confianza, en el propio potencial, en el trabajo en colaboración con las personas apropiadas. Estemos por tanto atentos a nuestro “ego”.

“Definición de ego: es una idea que te identifica como alguien separado de los demás y la suma total de tus logros y adquisiciones. En resumen, tu ego te indica que eres tu personalidad y tu cuerpo y que has de competir con todos los otros cuerpos y personalidades con que te encuentras cada día.” (W. W. Dyer, La fuerza del espíritu).




Gracias a Neptuno conseguimos sentirnos ligados con los demás, nos aporta sentimiento de unidad. Es una energía que nos facilita sentir que lo que hago a otro ser ahí afuera de las fronteras de mi piel, también me repercute. Pero Urano vuelve a ser una energía que nos conduce en evolución a la fraternidad compartiendo ideales, o nos inclina a la separatividad, el egoísmo, pautas radicales y extremas. Y llega Plutón para llegar al fondo de todos los conflictos y que los resolvamos, sino aparecen en nuestras sociedades agentes que representan al conflicto mismo. Nos ayudará a ajustar todo lo que han movido los eclipses de agosto en el eje Leo-Acuario, no sólo en agosto, pudo haber sido antes, unas semanas antes. Sé que es una energía muy potente, la conozco por sus tránsitos a lo largo de las Casas, su fuerza nos exige mucha atención interior, escucha, visión, compromiso, y en muchas ocasiones, ayuda, de muchos tipos, y nos llegan, porque nos inspira, y porque somos un pequeño proyecto de un Gran Proyecto. Pero está aquí para que logremos nuestros propósitos evolutivos.


Tengamos en cuenta que en junio Neptuno entró en fase de retrogradación, y Urano en agosto, y la Casa por la que transiten y sus aspectos a otros planetas nos está llevando hacia dentro, puede que hayan cambiado algunas pautas y ritmo en nuestra vida y que no queramos emprender, no estemos tan extravertidos, sociables, comunicativos hasta que cambien de nuevo. Tengamos paciencia, la energía no nos acompaña hacia afuera, estamos descubriendo interiormente, poniendo orden, sepamos vivir estas semanas de acuerdo a lo que ahora corresponde trabajar interiormente.

Y ahora vamos con la energía de Plutón. Es muy importante si está en relación con el Sol, la Luna, Mercurio, Venus y Marte. Es una de las energías más vinculadas al karma, tanto positivo como negativo, evolucionamos en la percepción de la realidad dual. Por lo que en sus tránsitos y progresiones conectamos con nuestro pasado kármico y sus personajes, sus arquetipos, y recogemos frutos o habremos de terminar de realizar, arreglar, crear lo que dejamos sin hacer o hicimos a medias, o hicimos desastrosamente. Una oportunidad se presenta.



"Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede de acuerdo con la Ley; la casualida noe s sino un nombre para la la Ley no reconocida; hay muchos planos de causación, pero nada se escapa a la Ley." El Kybalion.



Las flores de Bach van a ayudar a trabajar con las emociones. Con Plutón podremos revisar las del grupo que corresponden a miedos, hipersensiblidad, desánimo y desesperación. Creo que se debe abrir el tratamiento en muchos casos con Agrimony porque la acción de Plutón es muy intensa y penetrante. Si se desconocen las flores y su tratamiento, siempre acudir a una persona con preparación. Como siempre, en la consulta de Astrología conmigo se acompaña del tratamiento gratuito de las mismas siempre que se solicite. Con Plutón, las luminarias en Escorpio, se tiende precisamente a ocultar el tormento interior, la ansiedad. Con Agrimoy podemos empezar a sentir que hemos tocado fondo y empezamos a remontar y que se puede ir caminando hacia la armonía.



“Un corazón frío y una mente estrecha no son hábitos que queramos reforzar. Eso no nos va a predisponer al despertar. De hecho nos mantendrá más atrapados. Por eso asumimos el compromiso del guerrero, el voto de cuidar los unos de los otros, para hacer todo lo posible y evitar darle la espalda a ninguna persona.” (Pema Chödrön, Vivir bellamente).



Plutón es una energía que nos impele a dar un salto evolutivo y las experiencias que pudieran aparecer no son siempre agradables, pueden provocar un gran shock, depende del “contrato” de vida de cada uno, del “karma”. Me viene el caso en consulta de una mujer que a los 40 años se queda viuda, con varios hijos, de repente, en menos de dos meses el marido fallece de cáncer. El Sol progresado de la mujer estaba en el grado 10 de Escorpio, Luna progresada en Casa IV  a 4º de Aries avanzando hacia Urano natal, Plutón en tránsito a 2º del Sol natal, Urano en tránsito a 4º de la Luna natal; Urano T oposición Urano N. Neptuno T cuadratura Neptuno N.

Otro caso en consulta es el de una persona con 42 años a quien Plutón por tránsito comienza a movilizarle a Venus, en cuadratura, situado este planeta en la Casa XI, Plutón en la Casa de los valores, Venus regente de VII y de XI. Emprende una toma de conciencia respecto a la necesidad de transformar todo su vida afectiva, a través de nuevos valores, ideales. El Sol empieza a ser transformado también por Plutón, rige la casa de las metas, los logros, la vocación y emprende un camino nuevo de aprendizajes (Mercurio también recibe aspectos de Plutón) junto con un compañero de camino diferente con quien participar en este nuevo desarrollo interior, ya imparable, todo empieza a desbloquearse gradualmente y descubre otras capacidades que han permanecido dormidas.

Podría ilustrar la influencia de Plutón con varios ejemplos más, pero lo que interesa es recalcar que su influencia puede ser y es positiva cuando trabajamos en nuestro despertar interior, que nos da una fuerza nueva, o renueva y trae a la conciencia potencial dormido, potencial en espera del momento adecuado para su desarrollo, su crecimiento, y es ahora, con Plutón.


Tengamos en cuenta con los tránsitos de Plutón que también se van a realizar ajustes si aspecta a alguno de nuestros nodos lunares y a nivel de chakras, dependiendo del planeta con quien entre en relación. La meditación, estar en el presente, qué nos pasa por la cabeza, permanecer conscientes de nuestro cuerpo, dónde sentimos “los nervios, la emotividad, el dolor” nos va dando señales de qué se está intentando reajustar. Plutón puede afectar al Sol y se inicia un descubrimiento acerca de la propia voluntad, se va a reequilibrar interiormente cualquier complejo respecto a la propia auto estima, la auto valoración personal, una mayor afirmación si es necesario. Importante entonces cuánto se conoce uno, y dependiendo del signo donde está el Sol, podemos ver que nos afecta a los ojos, al ojo derecho sobre todo, al chakra del plexo solar. Las resistencias harán que sea más pesado, incluso más duro el tránsito. El consejo, el apoyo, las ayudas, las terapias van a ir encaminándonos siempre y cuando tomemos las riendas de nuestra vida y decidamos hacer los ajustes y cambios necesarios para mantener la salud. Hay nuevas visiones que quieren guiar nuestra vida y hemos de aceptarlo y ser pacientes durante este período. Inevitable que el primer chakra se movilice durante este tránsito, nuestra vida se desestabiliza, tal vez no estamos acostumbrados, y el objetivo no es un sufrimiento inútil, sino avanzar a otro ritmo, desarrollar talentos que traemos, descubrir otras enseñanza, a otras personas, viajar a otros lugares, integrar el cambio y lo desconocido como vías de desarrollo. El Sol también está en relación con el corazón, con el chakra 4, con lo cual durante esta etapa seguramente se aprende a ser más compasivo, más solidario, el amor sana y sólo saliendo del egoísmo y de la “pequeña concha donde pudiéramos refugiarnos” obtendremos experiencias de bienestar inimaginables.






Plutón puede movilizar el chakra de la comunicación, a Mercurio, o toda nuestra vida afectiva y sentimental a través de la Luna y de Venus. Y así podemos seguir revisando, en cada persona será en el momento propicio, una oportunidad de liberación, en diferentes fases, sin prisas porque este es uno de los planetas más lentos, es profundo lo que estamos transformando y cómo resurgiremos renovados al finalizar su ciclo a través de esta facilidad que nos da Plutón para generar interiormente energía.




No hay comentarios:

Publicar un comentario